Telepatía y el Vehículo Etérico

Agotado
€15,01
€14,26
SKU 9788494580932

El principio o facultad mental es de tremenda importancia para la humanidad en esta etapa en su desenvolvimiento evolutivo. La triple mente unifica como una facultad, la mente superior o abstracta, el alma – el hijo de la mente, y la mente inferior concreta. A medida que esta condición de fusión y control mental se desarrolla, el discípulo aprende a usar la mente de nuevas maneras, especialmente en el manejo de la energía que, dado que vitaliza y anima su cuerpo etérico, influencia mediante radiación su efecto en los demás.

Es a través de este uso controlado y consciente de la energía mental, que se puede establecer científicamente comunicación telepática con otras mentes mediante la estructura etérica común a todos. Y por los mismos medios la mente del discípulo o de un grupo de discípulos que estén desarrollando conciencia grupal, pueden ser impresionados por la claridad de pensamiento y de propósito de aquellos miembros de la Jerarquía espiritual que se ocupan del funcionamiento del Plan para la humanidad. Se nos dice que la Jerarquía espiritual trabaja solamente a través de las mentes de los discípulos, utilizando la ciencia de impresión, y solamente para los objetivos del Plan. La impresión es transportada como una corriente de ideas – aquellas ideas inherentes en el Plan para el hombre – que el discípulo o el grupo, pueden entonces interpretar y traducir a una acción escogida por ellos mismos.

La forma de telepatía que se está desarrollando ahora dentro de los aspirantes del mundo espiritualmente despiertos, no es, por lo tanto, la del centro plexo solar que es de naturaleza animal, sino el resultado de una polarización y penetración mental en la conciencia hacia el alma y la Tríada. Esto produce un canal de comunicación abierto en dos direcciones – verticalmente hacia la Jerarquía espiritual del planeta, buscando impresionar el Plan en todas las mentes receptivas, y horizontalmente hacia las mentes de los hombres unidas en la sustancia mental de la conciencia humana como una.

La segunda parte de este libro discute la estructura etérica del planeta y del sistema solar del cual cada hombre y cada forma es una parte integrante; el patrón del triángulo en el control del flujo de la energía y en establecer una continuidad de circulación a través de todo el sistema, tiene una importancia inmediata para la humanidad. Estamos implicados en la vida del Logos Planetario –“en Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”– y somos parte contribuyente del esfuerzo actual de llevar el cuerpo etérico bajo la influencia del alma, simbolizada por el triángulo. Hasta donde, y a la velocidad, que tengamos éxito, la estructura etérica planetaria estará cambiando de forma para volverse más conscientemente integrada en el sistema de energía del cual nuestro planeta es una pequeña unidad. Así se ejemplifica el proceso vivo de unidad – la parte contribuyendo a la totalidad, y la totalidad afectando a la parte a través de cada célula y de cada átomo de todos los grados de sustancia que contiene.

 

ÍNDICE

PRIMERA PARTE: ENSEÑANZAS SOBRE LA TELEPATÍA

CAPÍTULO I. El campo del intercambio telepático
CAPÍTULO II. El trabajo telepático
CAPÍTULO III. Tres tipos de telepatía
CAPÍTULO IV. Los tres tipos de energías involucradas
CAPÍTULO V. El crecimiento de la relación telepática
CAPÍTULO VI. El trabajo telepático grupal
CAPÍTULO VII. La ciencia de impresión
CAPÍTULO VIII. La suprema ciencia de contacto
CAPÍTULO IX. Áreas expansivas de interacción consciente
CAPÍTULO X. Revelación secuencial de las relaciones
CAPÍTULO XI. Los resultados del contacto y la receptividad
CAPÍTULO XII. Relación del centro humano con el centro jerárquico
CAPÍTULO XIII. La sensibilidad telepática, un desarrollo normal
CAPÍTULO XIV. Aspectos superiores de la relación
CAPÍTULO XV. Relaciones interplanetarias y extraplanetarias

SEGUNDA PARTE: ENSEÑANZAS SOBRE EL CUERPO ETÉRICO

CAPÍTULO I. La naturaleza del cuerpo etérico
CAPÍTULO II. El fundamento de la no separatividad
CAPÍTULO III. Los centros planetarios y humanos
CAPÍTULO IV. Los centros y la personalidad
CAPÍTULO V. La naturaleza del espacio
CAPÍTULO VI. La vida planetaria, un centro en el sistema solar

Productos que has visto recientemente

Borrar lo que has visto recientemente