× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué efectos ejercen los aditivos alimentarios?

Efectos sobre la salud

Escrito por el equipo de Macrolibrarsi.it

Aditivos alimentarios

¿Son peligrosos los aditivos alimentarios? ¡Descubrámoslo juntos!

¿Sabemos leer las etiquetas de los alimentos? Y, ¿conocemos el significado de todas las siglas que nos muestran?

Los aditivos alimentarios son sustancias utilizadas por las industrias: veamos de qué se trata y qué efectos ejercen sobre la salud.

¿Qué son los aditivos alimentarios?

La mayoría de los productos creados industrialmente contienen aditivos. Y el sector alimentario no representa ninguna excepción a esta regla.

Los aditivos alimentarios no son sustancias con propiedades nutricionales o necesarias para el buen funcionamiento del organismo, sino que sirven para mejorar el aspecto estético del producto, aquella que podríamos definir como la superficie. Con el uso de aditivos pueden ser retocados los sabores y se puede mejorar su tiempo de permanencia en las estanterías.

Los primeros aditivos alimentarios, de origen natural, fueron la sal y el vinagre: actualmente, la gama de este tipo de sustancias ha sido ampliada notablemente.

Si bien inicialmente se utilizaban para conservar los alimentos durante el máximo tiempo posible (como es el caso de la sal y del vinagre), sucesivamente se han transformado en sustancias añadidas para dar un sabor diferente a los alimentos, más atractivo y cautivador. Pensemos en los colorantes, que pertenecen a la gama de los aditivos alimentarios, los cuales no poseen ninguna utilidad nutricional y ni siquiera mejoran el sabor, solo sirven para complacer la vista.

¿Cómo podemos saber si un alimento contiene aditivos?

Una cosa importante a tener en cuenta cuando hacemos la compra y adquirimos productos de género alimentario es leer las etiquetas. Si contienen conservantes o aditivos químicos lo encontraremos señalado allí. Encontraremos estos datos casi siempre hacia el final porque los ingredientes son inseridos en orden según la cantidad presente y, ya que las dosis de aditivos son reducidas respecto al resto de ingredientes, éstos acaban quedando al fondo de la lista.

¿Cómo podemos reconocerlos? Pueden aparecer con el nombre entero o bien con una sigla formada normalmente por una E seguida por un número (por ejemplo E200). En la mayoría de los casos se usan las siglas: desafortunadamente, raramente el consumidor disponga de los conocimientos suficientes para saber de qué tipo de aditivo se trata.

En realidad, no todos los aditivos son señalados en las etiquetas, ya que la ley permite, en algunos casos, no mencionarlos. Es así cuando son considerados coadyuvantes tecnológicos, útiles para la preparación de los alimentos.

¿De dónde derivan los aditivos alimentarios?

Inicialmente, los aditivos alimentarios se extraían de las plantas y a continuación se elaboraban para hacerlos más fáciles de usar.

Este proceso, con el tiempo y el desarrollo de la industrialización, resultó no ser idóneo y las exigencias comerciales empezaron a necesitar materiales más disponibles y en menos tiempo. Al cabo de poco, todos los aditivos alimentarios utilizados por la industria eran de origen sintético, o bien creados directamente en el laboratorio.

Si bien por una parte esto ha permitido la creación de una gama muy extensa de colorantes, correctores de acidez y correctores de sabor, por otra parte han sido introducidos muchos sabores y elementos extraños en el organismo humano, que han modificado el sentido del gusto in primis, creando varios efectos colaterales para el organismo en general y para el sistema digestivo en particular.

También te puede interesar: 

Alimentos dopados: los aditivos alimentarios

Los aditivos alimentarios y los colorantes