× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muesli y cereales para el desayuno: la receta

Escrito por Giuliana Lomazzi

muesli

Muesli y mezcla de cereales: ¿es suficiente con eso? Cuando se habla de desayuno se nos vienen a la cabeza casi automáticamente estos productos considerados sanos por antonomasia. Bueno, de hecho, lo serían, si no hubieran sufrido tantos cambios…

Pero empecemos por el principio, por el nacimiento del muesli. Contrariamente a la tendencia de finales del siglo XIX, el médico suizo Max Bircher-Benner (1867-1939) estaba convencido de que comer no servía solo para llenarse el estómago, y de que los alimentos cocidos o tratados no eran muy sanos. De hecho, él mismo se había curado de una ictericia comiendo manzanas y se había convencido de que para la gente sana bastaba con comer el 50% de los alimentos crudos, mientras que para los enfermos era necesario el 100%. Así, el médico, basándose en un popular plato de los Alpes suizos, ideó la receta de una minicomida completa y equilibrada para suministrar a los pacientes de su clínica. Había nacido el muesli.

¿Un desayuno sano?

Manzanas crudas, zumo de limón, copos de avena y nueces. Aquí están los primeros ingredientes de este desayuno sano y equilibrado. Con el tiempo, esta simple mezcla se ha ido enriqueciendo con pasas y semillas oleaginosas para endulzar de manera natural el paladar y aumentar el contenido en fibra. Pero poco a poco se fueron añadiendo más ingredientes. Por desgracia, la llegada de preparados industriales para el desayuno ha supuesto un aumento de comodidad, pero también una reducción en la calidad. Hoy en día, hay una gran variedad por elegir: copos de maíz, mezcla de copos, cereales inflados, más apetecibles y tentadores por el agregado de ingredientes como el coco, fruta exótica seca, chocolate, plátano, cacao, etc. ¡No suena nada mal! Pero examinando mejor las cosas descubrimos que no es oro todo lo que reluce.

¿Y los nutrientes? El equilibrio simple y natural del muesli original se ha perdido. Para empezar, los copos ya no están crudos, como los usaba Bircher-Benner, si no que están precocinados. Pero lo peor es que no se sabe cuándo han sido preparados: tanto las harinas molidas como los copos pierden una gran parte de sus nutrientes con el tiempo. Además, normalmente son refinados. En los cereales inflados, el problema de la perdida nutricional se reduce, pues al ser más fácilmente digestibles, tienen un índice glucémico más alto.

Los azúcares añadidos llegan para complicar las cosas: de la sacarosa al azúcar de caña, de la fructosa al jarabe de azúcar invertido o de glucosa.

A veces no hay un tipo solo, sino que hay dos tipos juntos. ¡Lo justo para hacer un completo de azúcares no precisamente sano!

Pero eso no es todo porque después vienen las grasas, no siempre de calidad: a menudo se trata de aceites de semillas obtenidos mediante disolventes. Entre ellos, puede presentarse también el derivado del aceite de palma (que afortunadamente parece estar en franco desuso). No es raro encontrar sal en los cereales, presente ya en demasía en nuestras mesas. Completan el panorama las vitaminas sintéticas, correctores de la acidez y excipientes como la goma arábiga (E414) y la goma laca (E904). La primera puede causar irritación de las mucosas y la segunda, reacciones cutáneas.

Primer desayuno bio

La buena noticia es que este es el peor escenario, el cual podría evitarse leyendo la etiqueta. De hecho, existen varias marcas que ofrecen productos de calidad, sobre todo en el mundo de lo bio. El surtido de cereales se enriquece con la adición de espelta, cebada y amaranto, no siempre integrales, pero ya es un paso. Normalmente no contienen sal, así como tampoco contienen aditivos sintéticos, y las grasas y los azúcares no son excesivos. Pero, ¿cómo saber si estamos comprando un buen producto? Fácil, leyendo la etiqueta con los ojos bien abiertos. Aquí tenemos las indicaciones:

Azúcares: lo ideal sería que no llevaran azúcares añadidos, sería mejor que contuvieran edulcorantes naturales, como la malta. La fuente de azúcares del muesli debe provenir de los cereales y de la fruta seca.

Grasas: deberían contener únicamente las grasas procedentes de semillas oleaginosas, pero es aceptable un poquito de aceite vegetal para rematar el sabor. A veces, éste se utiliza en pequeñas dosis para cubrir las pasas y el resto de la fruta seca.

Cereales: deben ser integrales. Son ellos los que, junto a las semillas oleaginosas y a la fruta seca, aportan la indispensable fibra.

Nueces, avellanas y demás: las semillas oleaginosas deben tener una presencia del 20% como mínimo.

Sal: mejor si no contiene.

Una mezcla hecha en casa

¿Por qué no prepararse en casa una mezcla personalizada? Basta con una máquina barata para hacer tus propios copos de avena y cebada (cereales ricos en fibra con un índice glucémico medio), pero también con trigo sarraceno o quinoa (sin gluten), etc. ¡Todo ello con una gran diversión para los niños! Después se añade fruta deshidratada biológica (que no está ni tratada ni blanqueada) y un aceite de semillas oleaginosas mezcladas con la piel y listo. En el último momento lo podemos complementar con fruta fresca, yogur de soja o leche de almendras… Bueno, sano y vegano. ¡No hay nada mejor!

Una mezcla para el desayuno

Para unos 400 gr. 

  • 50 gr de copos de avena integrales.
  • 50 gr de copos de cebada integrales.
  • 50 gr de copos de grano sarraceno integrales.
  • 30 gr de almendras y 30 gr de avellanas.
  • 2 cucharadas de semillas de chía.
  • 50 gr de uva pasa.
  • 4 albaricoques deshidratados, sin hueso y troceados.
  • 2 cucharadas de bayas de Goji.
  • 2 cucharadas de coco deshidratado rallado.

Mezclad los ingredientes y conservadlos en un vaso de cristal. ¡Qué aproveche!

-5%
Copos de Avena sin Gluten

Copos de Avena Sin Gluten

De agricultura biológica

La Finestra Sul Cielo

2,30 € 2,19 €

2,67 $ 2,55 $

Añadir al carrito

3,40 €

3,95 $

Momentáneamente no disponible

¿Quieres saber más?

Cerealia

Cerealia Bio

Mezcla soluble de cereales orgánicos tostados

La Finestra Sul Cielo

4,75 €

5,52 $

Añadir al carrito
Semillas de Chía 200gr - Linwoods

Semillas de Chía Molidas

Molidas en frío y biológicas

Linwoods

9,89 €

11,50 $

Añadir al carrito
Semillas de Chía

Semillas de Chía

De agricultura biológica

La Finestra Sul Cielo

3,95 €

4,59 $

Añadir al carrito
Bayas de Goji Desecadas al Sol

Bayas de Goji Desecadas al Sol

Una cucharada diaria para un corazón sano

Linwoods

12,58 €

14,62 $

Añadir al carrito