× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Animales: el espejo del Alma

Escrito por: Stefano Cattinelli | Amigas Mascotas

No estés tan triste y preocupado, recuerda que la vida es como un espejo, te sonríe si la miras sonriendo.
-Jim Morrison

 

Los animales, en sus manifestaciones patológicas tanto físicas como comportamentales, representan un espejo de nuestro interior.

Cuando hablamos de un camino de crecimiento y de transformación donde el Hombre, a través de su experiencia cotidiana, aprende a conocerse cada vez más profundamente a sí mismo, la Ley del Espejo junto a la Ley de Resonancia representan uno de los pilares de la evolución espiritual humana.

La ley del espejo afirma que el mundo que nos rodea es la fiel reproducción de aquello que somos interiormente: el exterior es como el interior; la realidad que vemos a través de nuestros ojos y que está afuera actúa como un espejo para ofrecernos la posibilidad de transformarnos.

Si hablamos de los animales enseguida quedamos sorprendidos por su innata capacidad de moverse en el mundo y de sentir las mismas emociones que sienten los humanos.

Los animales poseen pues un movimiento externo y uno interno. Estas características crean la premisa a partir de la cual, en la relación con las personas, pueden ser partícipes de las dos grandes leyes universales que son la Ley de Resonancia y la Ley del Espejo.

Lo que nos hace estar mal repercute en nuestros animales

Una chica tiene una gata que se lame insistentemente desde hace 4 años. Nunca se ha hecho lesiones graves pero en muchas zonas de su cuerpo el pelo es mucho más corto a causa de la abrasión provocada por el paso de lengua. La chica ha probado numerosas terapias que solo le proporcionan una solución momentánea.

La pregunta que le hago es: “¿Qué pasó hace 4 años?”. Ella me responde: “Adopté dos conejos, y desde aquel momento la gata empezó a mordisquearse y a lamerse por todas partes”.

El evento que ha causado el problema de la gata parece ser muy evidente; se podría tratar de un problema de espacio; la gata siente que han invadido su territorio, sintiéndose casi “contaminada” por la presencia de los nuevos inquilinos.

Desde el punto de vista de la dinámica existencial de la gata, podemos imaginar que está viviendo también una cierta desubicación, puesto que cuando los conejos llegaron eran muy pequeños y siendo ella una depredadora (“cuando vivíamos en la otra casa a menudo salía a cazar lagartijas y pajaritos”)... podríamos decir que entre depredador y presa, entre felino y roedor (aunque los conejos no estén precisamente catalogados como roedores sino como lagomorfos,) entre un animal que caza y uno que es cazado, en la Naturaleza, las dinámicas son muy claras; en un ambiente cerrado donde ambos son considerados animales de compañía, a la gata se le pide un cierto salto evolutivo que no necesariamente vive de una forma serena.

Pero volvamos a la pregunta inicial (¿Qué pasó hace 4 años?) usando esta vez una percepción más amplia, es decir, una visión que comprenda también la biografía de la propietaria, aquello que sucedió en su vida hace 4 años, y, a través de la Ley de Resonancia y la del Espejo, reconsiderar de nuevo la situación.

La motivación que la ha llevado a la elección de adoptar los dos conejos tiene siempre una raíz. “¿Por qué motivo decidiste traer más animales a casa?” le pregunto a la chica. “Para que le hicieran compañía a mi gata - me responde - adoptar otra gata habría sido imposible porqué sabía, a causa de una experiencia precedente, que ella no la habría aceptado; por eso opté por adoptar dos conejos".

“¿Cuántos años tiene la gata ahora? “Diez” me responde ella. “¿Por qué hace cuatro años decidiste que la gata necesitaba compañía y no antes?”. “Por qué antes, cuando me iba los fines de semana, solía llevarla a casa de mi madre, pero a un cierto punto ya no quiso que la siguiera llevando allí, así que unos meses después adopté los dos conejitos”.

A este punto la historia pone en evidencia un tema importante: dentro de la historia está la figura materna. Ha pasado alguna cosa entre la chica y su madre que ha llevado a la mujer a tomar la decisión de adoptar dos animales más: parece que todo ha nacido a partir de un rechazo.

“¿Me lo explicas mejor?” le pido. “Lo que pasó es que la mujer de mi hermano es alérgica a los gatos; entonces mi madre decidió que dejaría de aceptar mi gata en su casa”. “¿Pero tu cuñada va a menudo a casa de tu madre?”. “No - me contesta ella - en realidad no va nunca; los que van son mis sobrinos, sus hijos. Ella dice que es alérgica, pero los pelos se quedan enganchados en la ropa de sus hijos”. “¿Dos sobrinos…?” “Sí - me confirmó - son pequeños aun; son un niño y una niña”. “...Y los dos conejos?”. “Ah… - me responde sorprendida - no había caído en ello... ellos también son macho y hembra”.

De acuerdo... ahora en la historia tenemos una gata que sufre la presencia de dos conejos (un macho y una hembra) y una chica que sufre la presencia de dos sobrinos (un niño y una niña).

Teniendo en cuenta el orden temporal, primero sucede el conflicto con la madre de la chica, donde ella se siente rechazada, o al menos vive el hecho de que su madre rechace una parte importante de su vida (su gata) y sucesivamente toma la decisión de adoptar dos conejos.

Los dos conejos elegidos por la chica ("habría preferido dos hembras o dos machos - me dijo - pero después cuando crecieron me di cuenta de que eran un macho y una hembra") sirven para crear una representación en carne y huesos de la reciente experiencia vivida de una forma conflictual con la madre.

De este modo, estos animales representan un espejo del conflicto que la chica vive con su madre. El hecho de que la gata, a partir del momento en que llegaron los conejos, manifieste un malestar relacionado con la piel que, aunque se cure una y otra vez con fármacos y cambie alimentación, se ha convertido en crónico, significa que este problema debe ser afrontado a partir de otra clave de lectura.

Es verdad que poner la atención en el conflicto entre la gata y los conejos es ya, para muchos profesionales, un tipo de atención realmente extraordinaria si pensamos en lo poco que están acostumbrados los veterinarios a hacer preguntas inherentes al interior del animal.

Pero en este artículo me gustaría mostrar al lector que la posibilidad de indagar y resolver los problemas de nuestros animales es mucho más amplia si la visual, más allá del mundo emocional animal, comprende también el mundo emocional humano.

Pero, ¿cómo podemos resolver el picor de la gata?

La respuesta es simple... la chica debe comunicarle a su madre que la elección que tomó a favor de los nietos respecto a su gata la hizo sentir mal. Debe decirle a su madre: "¿Sabes qué, mama? Aquel día que escogiste a tus nietos por delante de mi gata me sentí excluida, porqué en tu elección no ha habido ningún diálogo y acuerdo, ninguna posibilidad de llegar a un pacto o de encontrar soluciones posibles, y por tanto lo he tenido que aceptar y basta. Y esto me ha hecho sentir mal.”

La chica expresa el malestar que en aquel momento no fue capaz de comunicar y la gata, como si le hubieran quitado un peso de encima, se cura de su problema de piel que la atormentaba desde hacía tiempo.

El espejo animal tiene su función específica para el crecimiento interior humano. De este modo podemos afirmar: los animales son el espejo del alma.

El Lenguaje de los Animales - Temple Grandin, Catherine Johnson

El Lenguaje de los Animales

Temple Grandin, Catherine Johnson

Una enriquecedora interpretación desde el autismo

RBA Libros

18,00 €

21,54 $

Añadir al carrito
Animal Chamán - Ted Andrews

Animal Chamán

Ted Andrews

La sabiduría y los poderes mágicos y espirituales del mundo animal

Arkano Books

22,00 €

26,32 $

Añadir al carrito
En la Mente de un Gato John Bradshaw

En la Mente de un Gato

John Bradshaw

Nuevas respuestas de la ciencia sobre cómo piensa su gato

RBA Libros

20,00 €

23,93 $

Añadir al carrito
Nos Vemos en el Cielo Miguel Pedrero, Carlos G. Fernández

Nos Vemos en el Cielo

Miguel Pedrero, Carlos G. Fernández

Manifestaciones después de la vida de nuestras mascotas

Palmyra Editorial

18,90 €

22,62 $

Añadir al carrito
-15%
Manual MERCK

Manual MERCK

Para la salud de las mascotas

Paidotribo Editorial

110,00 € 93,50 €

131,62 $ 111,88 $

Añadir al carrito

15,00 €

17,95 $

Añadir al carrito

17,00 €

20,34 $

Añadir al carrito
Mano con Pata hasta el Final Stefano Cattinelli, Daniela Muggia

Mano con Pata hasta el Final

Stefano Cattinelli, Daniela Muggia

Acompañamiento empático y cuidado paliativo para los animales al final de la vida

Blossoming Books

17,00 €

20,34 $

Añadir al carrito