× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Dieta del Eros

Los alimentos para un sexo de matrícula de honor

Escrito por Giuliana Lomazzi

cena pareja

Hoy es San Valentín, y apetece hacer cenitas románticas capaces de estimular el deseo, de crear la expectativa de lo que vendrá después, incluido obviamente el sexo. Unas velas, servilletas rojas como el fuego de la pasión y decoraciones de fantasía crean la atmósfera perfecta. El resto lo hacen la imaginación, la llamada de los sentidos... ¡pero también la comida! Puede que la ciencia no haya puesto el sello “afrodisíaco” sobre ningún alimento, pero alguna concesión sí ha hecho. Y seguramente existe una relación mental, si no fuera así no tendríamos metáforas como “labios carnosos” y “piel de melocotón”. De algún modo, pues, los alimentos pueden ayudarnos cuando el momento mágico llega.

La preparación

Uno no se convierte mágicamente en un amante desenfrenado en una noche, los verdaderos amantes del sexo se ocupan de ello siempre, de modo que para ellos no existe solo san Valentín, ¡sino que otras 364 noches de pasión! Lo que nos hace falta en la vida cotidiana y amorosa son: energía, resistencia, bienestar y un buen aspecto; la comida nos puede ayudar a obtener todo esto, pero solo aquella que es viva y vital: es decir, alimentos integrales y vegetales.

Todos ellos contribuyen, cada uno a su manera, a hacernos más bellos dentro, ofreciéndonos un cabello lúcido y resistente, unas uñas fuertes, una piel aterciopelada. Favoreciendo el funcionamiento del intestino, del hígado y del estómago, evitan además graves consecuencias en el aliento – ¡lo menos romántico que puede existir!

Los alimentos para la libido

Desde la antigüedad, hombres y mujeres buscan alimentos que estimulen el deseo sexual. A lo largo de los siglos, éstos han ido cambiando. Castore Durante, médico del XVI siglo, aconsejaba los guisantes, mientras que su contemporánea Caterina de' Medici, Reina de Francia, señalaba cardos, cebolletas, habas, calabacines, apios, cebollas, setas y alcachofas cocidas en el vino.

Las especias como la canela, la pimienta y el chili, pero también condimentos como el jengibre tienen desde siempre una gran fama en el campo sexual. Quizás sí exista una base de verdad, ya que estimulan la circulación sanguínea. Otras veces se ha puesto la atención en los alimentos que tienen una forma que evoca al sexo masculino (espárragos) o femenino (marisco). ¡Pero como siempre, corresponde a la imaginación completar la fantasía!

Una cosa también es cierta: satisfacer el paladar con deliciosos manjares aumenta el nivel de endorfinas.

15 alimentos para un sexo inolvidable

  1. Ajo. Antes de fruncir el ceño, debéis tener en cuenta que se le considera el viagra de los pobres: de hecho es tónico y estimula la circulación. Deben comerlo tanto ella como él, de no ser así existe el riesgo de que la situación no vaya a más. Ídem para la cebolla.
  2. Aguacate. Es sabroso, suave y cremoso, contiene óptimas grasas, varios minerales, vitaminas y antioxidantes: casi un superfood. ¿Lo sabíais que el término azteca para indicarlo significa “testículo”?
  3. Canela. Estimulante, digestiva y carminativa, en la medicina ayurvédica es un remedio contra la impotencia.
  4. Chocolate. ¡Bueno en todos los sentidos! Contiene una sustancia, la feniletilamina, que estimula el área cerebral del placer sexual y aumenta las endorfinas.
  5. Maíz. Favorece el aumento de la dopamina, que es amiga del eros. En forma de granos, tiene un bonito y vivo color y una agradable textura crujiente.
  6. Ortiga. Estimula la circulación, está repleta de minerales, depura, tonifica. Un poco pronto para encontrarla, ¡pero nada os puede parar por San Valentín!
  7. Pimienta. Es un óptimo vasodilatador, que favorece también el flujo de sangre en el área genital.
  8. Romero. Tónico, estimulante, vigorizante y enemigo del cansancio, el aroma del romero estimula el gusto y el olfato.
  9. Rúcula. No será casualidad si, alrededor de las estatuas de Príapo del gran falo, los romanos plantaban rúcula. Además es digestiva, ¡así que no es para nada menospreciable!
  10. Salvia. Tiene una sustancia afín a los estrógenos que la convierte en un estimulante para ella.
  11. Ajedrea. Es estimulante para las glándulas cortico-suprarrenales, relacionadas con la sexualidad.
  12. Apio y apionabo. Las formas son evocadoras, tienen además propiedades estimulantes de las glándulas sexuales, además de propiedades mineralizadoras, digestivas, refrescantes…
  13. Trufa. Los alimentos caros tienen la fama de ser afrodisíacos, pero en el caso de la trufa sí existe una base de verdad. De hecho contiene una hormona (androstenediol) presente en el cerdo y en el sudor humano.
  14. Azafrán. Contiene sustancias similares a las hormonas, ¡favorece el buen humor y tiene un bonito color!
  15. Jengibre. Contiene zinc, es capaz de regular la testosterona en la próstata. Además es digestivo y antigases, ¡y tiene un gusto realmente estimulante!

El menú del deseo

Las dos palabras más importantes son:

  • ligereza, porqué normalmente después de un empacho tenemos ganas de dormir, y en cambio nosotros queremos estar bien despiertos;
  • presentación, porque la manera de servir la comida es determinante y para esta ocasión es necesario dedicarle algún tiempo.

Tampoco deben faltar los alimentos crujientes, como un buen aperitivo a base de hortalizas frescas para comer mirándose a los ojos, y otros de suavidad envolvente, como los patés vegetales, que hacen pensar en cálidos abrazos sensuales... También serán de gran ayuda los alimentos aromáticos, así como el arroz negro o el basmati, y naturalmente las especias como la vainilla y la canela. Recuerda que las hierbas aromáticas también tienen su función, así que no las dejes de lado, ¡añádelas a tus comidas junto al ajo y la cebolla bien troceados! Las semillas de anís, de hinojo, de cardamomo y anís verde refrescan el aliento si lo comemos al final de la comida (¡y nos libran de los temibles gases intestinales!)

Para acabar, un dulce simple pero goloso, una taza de chocolate caliente aromatizada con especias cálidas y aromáticas, como la canela o la vainilla, o fogosas como la pimienta. Vino, bueno pero poco: el exceso relaja demasiado y puede ser perjudicial de cara al rendimiento sexual de él.

Olvidad estos alimentos: matan al eros

Algunos alimentos que deben quedar fuera, si os preparáis para una noche de amor, son la lechuga y la calabaza: ¡concilian el sueño! Lo mismo vale para la cerveza, que por culpa del lúpulo es incluso anafrodisíaca. El café es un vasoconstrictor y no tiene mucha fama de bebida del amor, más bien lo contrario; en todo caso bebedlo con cardamomo, como los árabes, según los cuales la semilla es afrodisíaca. En todo caso, ¡seguro que os aromatizará el aliento!