× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de Una Nueva Guía para una Vida Racional

Introducción a la 3ª edición revisada y actualizada

Una Nueva Guía para una Vida RacionalUna nueva guía para una vida racional fue bastante más allá de nuestros primeros libros, y se convirtió en la obra más autorizada y citada sobre TREC para el público en general. La Guía se ha convertido en un clásico en su campo. Durante años, hemos recibido miles de cartas y de comunicaciones verbales que atestiguan su utilidad, y centenares de psicoterapeutas han instado a sus clientes para que lo leyeran. Muchos de sus principios y formulaciones básicas han aparecido copiados o parafraseados, con o sin el debido reconocimiento, en otras obras. ¡Bien! Pues nuestro objetivo sigue siendo el de poner a disposición del público lo mejor acerca del cambio en la «naturaleza humana», con los adecuados añadidos y revisiones, para las personas que padecen trastornos en nuestros tiempos.

Creemos también en los aspectos educativos de la psicoterapia, como parte de la teoría y la práctica de la TREC. Nosotros no seguimos exactamente el modelo médico habitual, y que sostiene que los problemas emocionales son enfermedades o aberraciones, y que puede curarlas alguien externo a la persona (un terapeuta), diciéndole lo que va mal en ella y qué tiene que hacer para mejorar. Ni seguimos tampoco el modelo del condicionamiento (en el que se fundan tanto los psicoanalistas como los conductistas clásicos), que sostiene que a los seres humanos se les generan los trastornos a causa de influencias tempranas, por lo que convendrá llevar a cabo un recondicionamiento a cargo de un terapeuta externo y paternal que les inculcará nuevos patrones de comportamiento.

Nosotros seguimos, más bien, un modelo humanista y educativo, que afirma que los individuos tienen muchas más alternativas de decisión de las que suelen admitir, incluso en fases tempranas de la vida. Gran parte de su «condicionamiento» se compone en realidad de auto-condicionamiento. De ahí que un terapeuta, un profesor o incluso un libro les puedan ayudar a ver alternativas más saludables y a optar por una reeducación y un reentrenamiento personal que les lleve a vencer la mayor parte de esas severas dificultades emocionales que se crean ellos mismos. En consecuencia, la TREC se dedica a desarrollar una amplia gama de métodos educativos que muestra a las personas de qué modo se obstaculizan a sí mismas en la consecución de sus objetivos y cómo pueden inspirarse para cambiar esa tendencia. Desde un principio, se han venido empleando los métodos habituales de terapia individual y terapia de grupo. Pero también se ha hecho un uso notable de talleres, cursos intensivos, conferencias, seminarios, demostraciones terapéuticas públicas, casetes, películas, historias, libros, panfletos y otros medios de comunicación de masas para enseñar a la gente lo que hacen para sentirse mal innecesariamente, y lo que pueden hacer a cambio para sentirse emocionalmente más fuertes.

Aunque en la actualidad hay miles de terapeutas en todo el mundo que emplean los métodos de la TREC, y aunque estos terapeutas han conseguido ayudar a decenas de miles de personas a lo largo de las cuatro últimas décadas, parece probable que el número de personas que se haya beneficiado significativamente durante este mismo período de tiempo leyendo la Guía y otros artículos y libros sobre TREC haya que estimarlo como muy superior. Así pues, una vez más: ¡Bien! Si tanto nosotros como otros autores podemos mantener esta valiosa ayuda, y si demostramos a otros psicoterapeutas cómo obtener mejores y más rápidos resultados con sus clientes, será magnífico. Mientras tanto, intentaremos seguir contribuyendo a ello.

Pero volvamos a esta edición de la Nueva guía. Le hemos añadido otro aspecto revolucionario. Desde un principio, la TREC fue una forma de «terapia semántica». Tanto el doctor Donald Meichenbaum como otros investigadores han recalcado este aspecto de la terapia; y nosotros estamos de acuerdo con ellos. Pero, como señalamos desde un principio, únicamente los seres humanos, a diferencia de los animales inferiores, se dicen a sí mismos cosas sensatas y cosas disparatadas. Sus creencias, actitudes, opiniones y filosofías toman en gran medida la forma de sentencias interiorizadas o de conversaciones con uno mismo. En consecuencia, las personas pueden modificar las emociones y los comportamientos con los que se perjudican a sí mismas viendo con claridad, discutiendo sus filosofías internas y actuando sobre ellas. Esta teoría fue de lo más revolucionaria cuando la expusimos por vez primera. Desde entonces, se ha visto respaldada en centenares de investigaciones, demostrándose en casi todas ellas que, cuando las personas cambian sus creencias o filosofías acerca de algo, sus emociones y sus comportamientos cambian también de forma significativa. La TREC se situó en la vanguardia al crear la primera terapia de conducta cognitiva moderna (TCC), y la TREC y la TCC son probablemente en la actualidad las formas más populares de terapia en el mundo.

¡Estupendo! Pero, después de practicar la TREC durante dos décadas, y de incluir en ella algunas de las enseñanzas de Alfred Korzybski y de los expertos en semántica general, hemos ido aún más allá para ayudar a nuestros clientes (y a los lectores de este libro) a que tomen conciencia de un aspecto particularmente preocupante de esa conversación con uno mismo, el de generalizar en exceso.

Como ejemplo, vamos a presentar unos cuantos casos habituales sobre cómo ayudamos a nuestros clientes para que dejen de generalizar en exceso.

En la segunda edición de la Guía (que titulamos A New Guide to Rational Living), seguimos las sugerencias de David Bourland, Jr., un destacado seguidor de Korzybski, y utilizamos el E-prime, una forma de lenguaje donde se omiten todas las formas del verbo ser. Así, tradujimos «soy un fracasado» por «he fracasado», y «mis padres son despreciables» por «mis padres suelen criticarme y, en ocasiones, se comportan de forma despreciable». La utilización del E-prime hace que la persona corrija las generalizaciones excesivas, sus pensamientos absolutos. Sin embargo, como ya señalamos en aquella segunda edición, la utilización del E-prime, por sí misma, no previene todo tipo de generalizaciones excesivas. Nos dimos cuenta de que, aunque ayudó a un buen número de nuestros lectores, también hizo que nuestro discurso se hiciera más torpe y complicado. De modo que, aunque no hemos abandonado por completo el E-prime, hemos vuelto al lenguaje normal en esta edición revisada de la Guía.

Al mismo tiempo, hemos ampliado esta tercera edición, la hemos actualizado, y esperamos que durante unas cuantas décadas más pueda presentar con claridad los principios básicos de la Terapia Racional Emotivo-Conductual en un útil y asequible formato de autoayuda.

Feliz lectura... ¡y que sea feliz!

ROBERT A. HARPER, ALBERT ELLIS 

Una Nueva Guía para una Vida Racional