× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "La Sanación de las 5 Heridas"

La sanación de las 5 heridas¿Has oído hablar de las 5 heridas del alma? Según Lise Bourbeau, todos venimos al mundo con heridas que debemos aprender a aceptar:

"Se han ido desarrollando a lo largo de las numerosas encarnaciones y, en función de cuál sea nuestro plan de vida, algunas nos harán sufrir más que otras. El sufrimiento tiene distintos niveles de intensidad, según el individuo, y la mayoría no saben de dónde viene ni qué hacer para detenerlo. Lo único que sabemos es que muchas personas y situaciones nos hacen reaccionar y, por lo tanto, sufrir. Esta es la razón por la que es interesante descubrir la fuente de nuestros sufrimientos.

¿Por qué las llamo heridas del alma? Porque el alma no puede evitar verse alejada de su plan de vida, una y otra vez, cuando permitimos que nuestro ego dirija nuestra vida. Ella sufre, porque la meta de sus encarnaciones es vivir en el amor verdadero y la aceptación de sí a fin de vivir su divinidad.

Nuestra alma sufre de forma distinta según las heridas que estén activadas. Lo más triste es que dejamos que nuestro ego nos convenza de que nos está ayudando a sufrir menos cuando, en realidad, ocurre todo lo contrario.

Es imposible para el ego sentir los sufrimientos del alma. Solo vive para él. Su mayor satisfacción es tener razón.

El método favorito del ego para evitar que sintamos el sufrimiento generado por una herida es incitarnos a ponernos una máscara cada vez que la herida se activa. Cree de verdad estar protegiéndonos y no es consciente de que, actuando así, lo único que hacemos es mantener y alimentar nuestras heridas. Cuanto más se alimenta una herida, más duele. Cuanto más fuerte y rápido reaccionemos, más tiempo durará dicha reacción.

¿Por qué hay tantos suicidios? ¿Por qué millones de personas se hacen adictas a sustancias que las adormecen, que les impiden ser conscientes del problema que tienen con el tabaco, el azúcar, el juego, el alcohol, los medicamentos o las drogas? ¿Por qué hay cada vez más enfermos graves, a pesar de los grandes progresos de la ciencia? ¿Por qué se producen tantas separaciones y divorcios? Porque la gente no quiere sentir todo el dolor de su alma. Por desgracia, el hecho de negar este dolor solo lo empeora. Puedes compararlo con una grave herida física. La herida está abierta y se infecta poco a poco. A pesar de que la cubres para no verla, la infección empeora y la llaga te duele cada vez más, hasta el día en que alcanzas el tope del umbral del dolor. Entonces solo te quedarán dos opciones: morir o tomar las medidas adecuadas para curarla. ¡Y hasta aquí ha llegado el género humano! Es el momento de ser conscientes de lo urgente que es vivir la vida a la cual todos aspiramos... Una vida llena de felicidad, no de dolor.

Después de muchos años de observación y de escuchar múltiples situaciones problemáticas, personales y profesionales, me doy cuenta de que es evidente que atraemos hacia nosotros ciertos comportamientos o actitudes por parte de otros, en función de nuestras heridas. He llegado a comprender que todos nosotros experimentamos, al menos, cuatro de las cinco heridas. Todos sufrimos el rechazo, el abandono, la traición y la injusticia. Solo la herida de humillación parece no estar presente en la totalidad de los individuos. La mayoría de las personas admiten tener, como mínimo, dos de las cuatro heridas que son más evidentes y dolo-rosas. Aunque, según los cambios vividos a lo largo de la vida, podemos comprobar que ciertas heridas parecen disminuir mientras que otras aumentan.

Personalmente, vengo de una familia numerosa. Mis padres lo hicieron lo mejor que pudieron con sus once hijos, trabajando mucho, pero no estaban todo lo presentes y atentos a nuestras necesidades como nosotros habríamos deseado. No tenían tiempo de felicitarnos o de escucharnos. Así que ¿por qué algunos de nosotros nos hemos sentido, sobre todo, rechazados, otros abandonados o traicionados y otros han sufrido más la sensación de injusticia? Algunos hemos sufrido también la humillación. Ahora sé que no era lo que nuestros padres eran o hacían lo que ocasionaba nuestro sufrimiento asociado a nuestras heridas. Era nuestra percepción personal de su actitud. Es siempre nuestra percepción o nuestra interpretación de los hechos lo que causa nuestro sufrimiento, no lo que otra persona sea o haga.

En mi libro anterior sobre las heridas, explico que detrás de la traición se esconde el abandono y detrás de la injusticia se esconde el rechazo, aunque no experimentamos ambas con la misma intensidad. Te recomiendo recordar este hecho cuando sientas injusticia o traición. Al averiguar qué temes en una situación hiriente, descubrirás que los miedos a ser rechazado o abandonado son los más dolorosos y atemorizantes. Ahora estoy segura de ello, ya que las dos heridas más importantes y visibles en mi cuerpo siempre han sido la traición y la injusticia. Durante mucho tiempo creí no haber vivido el abandono y el rechazo, o haberlos vivido muy poco. Pero durante los últimos diez años he empezado a admitir que el miedo a ser rechazada y abandonada estaba aún más presente que el miedo a ser traicionada y a ser víctima de una injusticia.

Te recuerdo además que el miedo a rechazar, abandonar, traicionar a los demás o ser injustos con ellos es igual de grande que el miedo a lo que podrían hacernos. Te darás cuenta, igualmente, de que te hieres a ti mismo de idéntica forma. Te rechazas, te abandonas, te humillas, te traicionas y eres injusto contigo mismo del mismo modo en que lo experimentas con los demás, y lo sufres igual. En las lecciones de Escucha a tu cuerpo, llamamos a esta gran verdad el triángulo de la vida.

triangulo de la vida

El triángulo de la vida ilustra el hecho de que los demás son contigo como tú eres con ellos y contigo mismo. El grado de sufrimiento -los miedos y las emociones- es idéntico. A continuación tienes un breve resumen de las características de cada herida y de cada máscara, al que puedes remitirte a lo largo del libro. Nos ponemos una máscara tras la activación de una herida —por nosotros o por otra persona— con el fin de protegernos.

El ego nos juega una mala pasada haciéndonos creer que no sufrimos heridas y está convencido de que si las niegas nos harán menos daño. Hacemos todo lo posible por ignorar las heridas y sobre todo por no sentirlas; creemos además que los demás ni las verán ni las sentirán."

La sanación de las 5 heridas