× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "El secreto de los amores difíciles"

El secreto de los amores difíciles¿Qué hacemos juntos? ¿Cuáles son los cimientos conscientes o inconscientes sobre los cuales se basa nuestra relación de pareja? ¿Bajo qué influencias nos hemos encontrados y para qué? ¿Qué reparamos estando juntos? ¿A qué fidelidades o tentativas de reparación de nuestras respectivas historias familiares estamos aún vinculados sin saberlo?

A estas preguntas quiere contestar el libro de Salomon Sellan El secreto de los amores difíciles. Aquí va un extracto de la introducción:

Introducción

¿Por qué un nuevo libro a propósito del amplio tema de los desordenes amorosos? ¿Qué significa este título "El secreto de los amores difíciles » ?

Las ganas de escribir se ven a menudo desencadenadas por el azar de las consultas. En esos principios del 2011, el tema de los desordenes amorosos se abordó en tres ocasiones dentro de la misma quincena: formación en Psicosomàtica clínica, supervisión de un grupo de terapeutas y sobre todo en la consulta. Cada vez tuve que retomar los elementos más importantes y todo el mundo se puso de acuerdo sobre una primera proposición básica:

¡Somos todos iguales en derechos y en Amor, por lo tanto cada ser humano tiene derecho a la felicidad, por lo menos afectiva y amorosa!

Luego, insistía particularmente sobre cuatro puntos fundamentales.

  1. La mayoría de las observaciones expuestas se refieren a dificultades de parejas ya formadas y estructuradas por varios años de vida en común. Otras describen las dificultades específicas de su formación.
  2. Asimismo, todos los pasos que damos para encontrar el alma gemela o a lo menos una persona con la cual podamos corresponder afectivamente, tienen la misma finalidad: caminar a su lado y -por qué no - formar con ella una familia para perennizar nuestra propia especie, la de los Pérez o de los González.
  3. La relación llamada de reparación. Dentro de nuestra biblioteca interior, cada uno de nosotros posee una especie de novela que cuenta nuestra Historia familiar antes de nuestro nacimiento, y luego individual. Algunas de las problemáticas inscritas en sus páginas siguen siendo legibles hoy en día. A pesar del tiempo transcurrido, esta fuente de sufrimiento produce todavía cierta emoción, disgusto, molestias o desestabiliza. Consecuentemente, un conjunto de episodios sigue todavía activo pues esos no han podido ser resueltos, gestionados y asimilados por la dinámica familiar general. Por lo tanto, el fallecimiento prematuro que acortó la vida de un antepasado sigue presente en la memoria, bloqueando de esta manera un duelo imposible de hacer. De la misma manera una profunda injusticia sufrida por una sola persona o por parte de toda la familia sigue siendo fuente de debates durante las reuniones familiares de hoy. En fin... ¿Y qué decir de las heridas de la niñez que todavía no se han cicatrizado?

    Ante tales dramas familiares, una dinámica general de funcionamiento que poseemos todos inconscientemente ha previsto varias maneras de reparar esta injuria del pasado, con el fin de minimizar el sufrimiento causado. Se implanta en el tiempo más o menos automáticamente, sobre todo a espaldas nuestras. Dentro del catálogo que enumera todas las posibilidades de reparación -profesión, pasión, comportamiento y enfermedad, entre muchas- el encuentro amoroso y la relación de reparación ocupan el mayor lugar en este libro pues podemos inconscientemente desear reparar nuestra historia gracias aun encuentro, un flechazo, un casamiento, uno o varios hijos, un adulterio, un divorcio, etc. Uno de los objetivos de este trabajo es conducir el lector a establecer, de acuerdo con sus resentimientos, una conexión entre sus propios intentos de reparación con el fin de liberarse de ellos en plena conciencia.
  4. El carácter inconsciente de nuestros impedimentos para encontrar el amor, darle vida o simplemente construirlo parece ser el maestro absoluto del tema. No nos metemos voluntariamente en historias de amor difíciles por mera fantasía o por puro placer. Nos gustaría realmente impedir que esta especie de auto-sabotaje se estableciera a espaldas nuestras. Pero, ¿cómo hacerlo? Tan solo veo una solución: ir al encuentro de nuestra propia historia para domesticar nuestro inconsciente y que éste nos ayude a encontrar los arcanos de nuestro enigma amoroso.

El secreto de los amores difíciles