× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de Descodificación Bio-Transgeneracional

Descodificación Bio-TransgeneracionalIntroducción:

En las siguientes páginas pretendo exponer las conclusiones, conocimientos y experiencias adquiridas después de largos períodos de estudio, conferencias, cursos y años de práctica terapéutica que han supuesto, día tras día, un reto y un incentivo para investigar y profundizar en la comprensión de los vínculos transgeneracionales en el entorno familiar.

Este libro tiene como propósito integrar, de manera sencilla y comprensible, un buen número de propuestas y experiencias; pero también replantear y ajustar algunas teorías y conceptos, antes consideradas como axiomas inamovibles, que hoy han quedado un tanto obsoletos. A lo largo de estos años, para mí ha resultado fascinante poder profundizar en el estudio y comprensión de un sinnúmero de casos reales que no sólo me han enriquecido sino que también me han permitido obtener conclusiones propias suficientemente contrastadas y respaldadas por la práctica diaria, de las que aquí se exponen algunos ejemplos de forma sintetizada y descriptiva. Estudiar y diseccionar el transgeneracional resulta siempre una tarea apasionante cualquiera que sea el enfoque y el objetivo. Adentrarse en el análisis de un árbol genealógico, ya sea desde un punto de vista filosófico, científico, sociológico, psicológico o por pura curiosidad, supone en cualquier caso emprender un viaje cautivador del que nunca se regresa siendo la misma persona que partió. Un camino que te conduce, sin duda, a conocerte, comprenderte y amarte plenamente, obteniendo un mayor grado de conciencia sobre todo aquello que te afecta.

El clan vive dentro de uno mismo porque cada uno somos nuestro clan y éste se transforma, se refuerza y se renueva continuamente con los aportes de cada generación. Somos sedimento y, por tanto, expresión de lo que en nuestro clan se ha vivido, experimentado, gozado, reído, llorado, silenciado y ocultado.

Cuando nacemos, todos, sin excepción, recibimos un determinado legado transgeneracional en virtud de los vínculos y lealtades inconscientes que se establecen en ese preciso momento con otros miembros del clan, vivos o muertos. Llevamos la marca del clan desde el principio. Obviamente, en ningún momento se nos ofrece la posibilidad de renunciar o aceptar sólo una parte de esa herencia que condiciona nuestra existencia de forma intangible, pero precisa, para afrontarla de una u otra manera. Ese legado nos lleva a emprender acciones y a experimentar situaciones que a menudo no comprendemos porque ignoramos que obedecen a algo oculto y profundo que nos condiciona.

El ser humano es esencialmente social. Sin la interacción con sus semejantes estaría incompleto, sería muy distinto. Sin comprender sus hábitos y necesidades sociales no podríamos obtener un conocimiento auténtico de sus reacciones y de sus conflictos. Pero, ante todo y por encima de todo, el ser humano es también, no lo olvidemos, un organismo primario, biológico, con unas necesidades simples y prioritarias de supervivencia. El hombre moderno está desconectado de su parte primaria y biológica, por lo que frecuentemente no escucha ni comprende los avisos que le envía su inconsciente a través de su cuerpo y de su salud. Tener presente esa dicotomía social y biológica del ser humano es fundamental para considerar y analizar sus actos, sus gestos y sus sensaciones.

Determinados contenidos del inconsciente familiar generan actitudes y comportamientos que se transmiten de generación en generación, impidiendo a las personas afectadas vivir en equilibrio y coherencia emocional. Esta transmisión y repetición de contenidos está en la base de la descodificación bio-transgeneracional, por lo que es preciso que la persona tome conciencia de ello para desvincularse y liberarse. El clan familiar puede ser una trampa que nos ate y condicione por las lealtades inconscientes que conlleva la herencia transgeneracional que recibimos de él. En cambio, cuando comprendemos y cobramos plena conciencia sobre ese legado, el clan, y los lazos de sangre que representa, puede resultar determinante para reforzar nuestra personalidad y disponer de todo nuestro potencial.

El clan asigna mandatos y tareas a sus miembros a través del lenguaje simbólico y metafórico del inconsciente familiar que todos y cada uno de ellos comparten. Mensajes que deben ser descodificados para descubrir qué propósito hay detrás de las repeticiones, proyecciones e identificaciones inconscientes. La descodificación bio-transgeneracional supone un apasionante y quizá sorprendente viaje hacia uno mismo para descubrir y comprender nuestra esencia. Es, por qué no decirlo, un acto heroico de amor hacia uno mismo y también hacia el clan; personas con las que estamos enlazados y cuya existencia determina nuestra evolución vital. Porque el clan familiar es un sistema en el que cualquier acto de uno de sus miembros tendrá efecto en los demás.

Descodificar para poder comprender; comprender para tomar conciencia de cómo nos afectan las circunstancias familiares pasadas y presentes, los traumas, los secretos familiares, los duelos pendientes y las proyecciones inconscientes con las que filtramos la vida. El transgeneracional contiene y explica todo. En él se encuentran las claves para comprender las circunstancias de nuestra infancia y el efecto que éstas han tenido o están teniendo en nuestra vida adulta. Cómo nos moldeó el ambiente familiar durante la primera etapa de nuestra vida, qué huella dejaron en nosotros las normas intrafamiliares o comprender cómo son nuestras relaciones con parejas, amigos y familiares. Por qué tropezamos una y otra vez con la misma piedra o por qué se repiten en nuestra vida circunstancias que, sin embargo, no se manifiestan en otros miembros de nuestra familia.

La descodificación bio-transgeneracional permite tomar conciencia de todo lo que nos ha condicionado y limitado mientras ha permanecido inconsciente. Hace posible que, probablemente por primera vez, tomemos el control de nuestra propia vida para aplicar en ella los cambios y las decisiones que resulten necesarias. Con ello no sólo nos liberaremos de las ataduras transgeneracionales sino que, además, desvincularemos al clan de esos programas inconscientes transmitidos durante generaciones. Este es precisamente el propósito final de la descodificación bio-transgeneracinoal: alcanzar un nivel de conciencia superior para obtener el equilibrio y la coherencia emocional que nos permitan mirarnos a nuestro espejo interior para vernos y reconocernos tal como somos, sin ropajes ni maquillajes ajenos que no nos corresponden. En las próximas páginas hago alusión a términos como “memoria’,«“lealtad”,“legado” o “afinidad”; todos ellos referidos a nuestra parte intangible y esencial. Es precisamente nuestra parte inmaterial, siempre presente pero a menudo desapercibida, cuando no desdeñada, la que representa lo más fecundo de nosotros. En ella reside la explicación de nuestras reacciones, relaciones, anhelos, entusiasmos y, obviamente, todo lo que nos perturba.

No espero ni pretendo que lo expuesto en este libro sea aceptado de manera incontestable; pero sí me interesa que pueda incentivar a los lectores para rastrear su propia historia y la del clan al que pertenecen para conocerse y comprenderse. Me anima la idea de galvanizar al lector para que contemple el transgeneracional desde una perspectiva amplia y profunda que le lleve a movilizar sus emociones. Si es así, el libro habrá logrado su objetivo principal.

Descodificación Bio-Transgeneracional