× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "Usted puede sanar su corazón"

Usted puede sanar su corazónINTRODUCCIÓN:

Un corazón roto también es un corazón abierto. Cualesquiera que sean las circunstancias, cuando usted ama a alguien y termina su relación, es normal que le duela. El dolor que sentimos al perder a una persona amada es natural, forma parte de este viaje, pero el sufrimiento no tiene por qué serlo. Aunque es normal que nos olvidemos de nuestro poder cuando perdemos a un ser querido, lo cierto es que tras una ruptura, divorcio o fallecimiento, en nuestro interior seguimos teniendo la habilidad de crear una realidad nueva.

Aclaremos este punto: le estamos pidiendo que cambie su forma de pensar después de que se haya producido la pérdida; no que evite el sufrimiento del duelo, sino que siga adelante. Nos gustaría que sus pensamientos surgieran de un lugar donde sólo recordara a su ser querido con amor, no con tristeza o resentimiento. Hasta en la peor de las rupturas, el divorcio más mezquino y la muerte más trágica, con el tiempo es posible conseguirlo. Eso no significa que neguemos el dolor o que huyamos de él. Por el contrario, usted ha de permitirse sentirlo y luego dejar que se le vaya revelando su nueva vida, en la que valorará más el amor que la tristeza. Aquí es donde empieza nuestro verdadero trabajo. En este libro nos centraremos en tres temas principales:

  1. Ayudarle a sentir sus sentimientos. Si está leyendo este libro, lo más probable es que esté sufriendo, y eso es algo que no pretendemos evitarle. Pero esta vez puede suponer una oportunidad vital para que sane su dolor, y si es capaz de sentir plenamente cada uno de sus sentimientos, también podrá empezar a liberarse del mismo. Uno de los principales problemas es que quizás intente dejar de lado sus sentimientos o hacer caso omiso de ellos, que los considere malos, insignificantes o excesivos. Usted guarda demasiadas emociones reprimidas y la ira suele ser una de ellas. Sin embargo, para lograr sanarla deberá liberarla. No nos estamos refiriendo sólo a la ira relacionada con la muerte, sino a cada vez que sentimos esa emoción. Elisabeth Kübler-Ross, la famosa experta en duelo que identificó las Cinco Etapas del Duelo, decía que podíamos sentir la ira, dejarla pasar a través de nosotros y acabar con este asunto en unos minutos. También decía que una ira que dure más de 15 minutos es vieja. La ira, por supuesto, sólo es una de las muchas emociones que surgen. Cuando termina una relación, se produce un divorcio, o incluso cuando ocurre una muerte, nos quedamos con muchos sentimientos reprimidos. Sentirlos es el primer paso hacia la sanación.
  2. Destapar las viejas heridas para curarlas. Su pérdida será una ventana hacia sus viejas heridas y, le guste o no, éstas se volverán a abrir. Puede que ni siquiera se dé cuenta de algunas de ellas. Por ejemplo, cuando está viviendo una ruptura, puede que piense: «Sabía que él se iba a marchar». En un divorcio, quizá piense: «No me merezco ser amada», o si su pareja muere: «Siempre me pasan desgracias». Estos pensamientos negativos van más allá de la pérdida en sí misma. No cabe duda de que es de gran ayuda aprovechar ese sufrimiento para reflexionar compasivamente sobre el pasado, pero revivirlo una y otra vez, no sólo es doloroso, sino inútil. Pero esa es nuestra tendencia cuando recordamos el pasado sin la intención de curarnos. ¿Dónde se originaron esos pensamientos negativos? La respuesta es que surgieron en el pasado y no fueron curados con amor. Vamos a analizar juntos esas viejas heridas y procesos de pensamiento negativo, para iniciar el proceso de sanación con amor y compasión.
  3. Modificar su forma de pensar distorsionada sobre las relaciones, el amor y la vida. Cuando usted está de duelo por alguna pérdida, está aplicando su forma de pensar de ese momento, que, en el mejor de los casos, suele ser distorsionada. ¿Qué queremos decir con esto? Nos estamos refiriendo a que sus creencias están bajo la influencia de las heridas de la infancia y se han ido moldeando por las heridas que le han provocado otras relaciones en el pasado. El hábito de distorsionar nuestros pensamientos solemos aprenderlo de nuestros padres y de otras personas, que a pesar de su buena voluntad, también acarreaban su propio pensamiento distorsionado desde su infancia. Todos estos factores actuaron conjuntamente para crear el diálogo interno que usted mantiene actualmente consigo mismo, mientras no para de darle vueltas a los mismos viejos pensamientos. Entonces, lo que usted hace es aplicar esta antigua forma de pensar, ese diálogo interno negativo, a su nueva pérdida. Esta es la razón por la que, con tanta frecuencia, los seres humanos nos tratamos a nosotros mismos sin amor y sin ternura, cuando hemos perdido a alguien que nos importaba mucho. Nos autoculpabilizamos, autocompadecemos e incluso sentimos que somos merecedores de ese sufrimiento. ¿Cómo rompemos el ciclo? Siga leyendo para conocer la importancia de las afirmaciones positivas y su poderoso efecto sobre el pensamiento distorsionado."

El poder de las afirmaciones para sanar el duelo

Las afirmaciones son enunciados que refuerzan una creencia positiva o negativa. Nos gustaría ayudarle a que se diera cuenta de las afirmaciones negativas que está usando y a que invitara amablemente en su vida a otras de carácter positivo. Cuando pensamos siempre estamos afirmando algo. Por desgracia, cuando su pensamiento está distorsionado, sus afirmaciones suelen ser negativas.

Vamos a ir introduciendo delicadamente afirmaciones positivas para aliviar su duelo y mejorar su vida. Puede que cuando empiece a usar estos enunciados positivos le parezcan falsos. Repítalos de todos modos. Tal vez piense que queremos arrebatarle o paliar su duelo, pero nada más lejos de la verdad. Su duelo es suyo y ha de sentirlo, aunque las afirmaciones positivas pueden ayudarle a eliminar el sufrimiento, así como a sanar algunos de sus antiguos resentimientos y patrones mentales negativos. Sus afirmaciones negativas no son ciertas y, sin embargo, no tiene problemas para sentirlas. Muchas personas repiten inconscientemente afirmaciones negativas y son muy crueles consigo mismas cuando están sufriendo. Una de las metas principales que esperamos cumplir en este libro es encontrar la manera de cambiar esos pensamientos negativos y repetitivos para siempre.

Cuando lea las afirmaciones positivas en los capítulos siguientes, aplíquelas a sus propias experiencias. Aplíquelas a sus patrones mentales —sus creencias y su forma de ver el mundo— utilícelas para disolver sus pensamientos negativos y limitados. Algunas afirmaciones puede que le ayuden a cerrar sus viejas heridas del pasado para que pueda procesar las actuales y lograr una sanación integral a través del amor.

El don de la vida después de la pérdida

Estamos seguros de que usted sabe cómo poner fin a una relación, a un matrimonio, incluso cómo poner fin a su vida. Pero ¿sabe como completar una relación o un matrimonio? ¿Sabe completar una vida? Éste es otro de los aspectos que esperamos enseñarle en este viaje que realizamos juntos. En la vida hay regalos inesperados después de haber sufrido una pérdida.

Puede que todo esto sea nuevo para usted, pero lo cierto es que no todas las relaciones están hechas para durar. Unas durarán un mes, otras un año y otras una década. Usted sufrirá cuando crea que la relación de un año debería haber durado cinco. Sufrirá porque pensaba que la relación de diez años debería haber durado veinticinco. Lo mismo ocurre con los matrimonios. ¿Es usted capaz de considerar que su matrimonio fue un éxito si terminó en divorcio? Pues bien, ¿por qué no? Puede que sea perfecto para la experiencia que necesitaban usted y su pareja. Incluso cuando termina la vida, sigue existiendo un ritmo. Un ritmo triste, desde luego, porque usted quería haber tenido más tiempo para estar con su ser querido, pero eso es normal. Sólo hay dos requisitos para completar una vida: un nacimiento y un fallecimiento. Eso es todo. Llegamos a mitad de la película y nos vamos a la mitad también. Queremos seguir manteniendo la conexión con el ser querido que se fue; queremos conservar nuestros recuerdos..., y al final podemos liberarnos del sufrimiento.

En el capítulo 1 empezaremos examinando nuestros pensamientos sobre la pérdida. ¿Qué opina de las rupturas? ¿Qué opina de los divorcios? ¿Cómo responde ante la muerte de un ser querido? A medida que vayamos viendo estas preguntas, le ayudaremos a cambiar su forma de pensar respecto a la pérdida.

En el capítulo 2 veremos las relaciones. Aunque usted esté leyendo este libro durante un proceso de ruptura, puede que otros se estén divorciando o intentando asumir una muerte. Sea cual sea su situación actual, le animamos a que lea este capítulo porque todo matrimonio y divorcio empezó siendo una relación. La muerte también está conectada con una relación.

En el capítulo 3 nos centraremos concretamente en el duelo que se produce después de un divorcio. Y luego, en el capítulo 4, analizaremos el duelo por la muerte de un ser querido. Del mismo modo que le hemos recomendado que lea el capítulo sobre las relaciones, también le invitamos a que lea el capítulo sobre la muerte, porque cada ruptura y cada divorcio es, en cierto modo, un tipo de muerte.

En los capítulos siguientes, nos dedicaremos a explorar los muchos tipos de pérdidas que experimentamos en nuestra vida, desde la de una mascota, la de un trabajo, un aborto y muchas otras. Examinaremos incluso las formas de sanar tipos de pérdidas que no son tan evidentes, como el duelo por algo que nunca fue y que nunca será.

Las páginas siguientes contienen nuevas formas de pensar, historias reconfortantes y afirmaciones poderosas destinadas a situaciones específicas. Los casos que exponemos son de personas y situaciones reales que se han prestado generosamente a compartir con nosotros las pruebas que les ha puesto la vida y las lecciones que han aprendido de ellas, para que podamos compartirlas con usted. Nuestra finalidad es que descubra que pase lo que pase: usted puede sanar su corazón. Se merece una vida llena de amor y de paz. Empecemos juntos este proceso de sanación." Louise y David

Usted puede sanar su corazón