× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de Símbolos que curan el Alma"

Símbolos que curan el almaDesde tiempos remotos el ser humano ha utilizado los símbolos para la sanación y la armonización de su mundo. El libro Símbolos que curan el alma nos presenta un método de sanación holística basado en la utilización de poderosos símbolos ancestrales. El poder de los símbolos radica "en la capacidad de transmutar la información del campo vibracional circundante para orquestar cambios emocionales y biológicos. Con la aplicación de estos dos símbolos básicos (sinus e y) lograrás poner en práctica la correlación entre la física cuántica, la radiestesia, la homeopatía y la medicina tradicional china para restaurar y equilibrar los estados emocionales alterados."

"¿Cómo funciona «Símbolos que curan el alma»?

A diario nos influyen múltiples percepciones sensoriales y nos vemos expuestos a numerosos factores de estrés internos y externos. Ha llegado la hora de recibir un método de aplicación fácil para tratar las cargas del día a día. Igual que limpiamos nuestros dientes, con la ayuda de los métodos descritos en este libro podemos limpiar en todo momento nuestra alma, cada vez que aparece un factor de estrés, y así preservar, con independencia de la situación en que nos encontramos, la liviandad y la alegría de vivir.

Es importante tener en cuenta que este método no sustituye una psicoterapia. El método se centra en las percepciones actuales y no en dolencias psíquicas crónicas. Sobrepasaría la dimensión de un libro de bolsillo como este tratar todos los temas en profundidad.

Por ello nos hemos enfocado en algunos temas puntuales. Este manual de autoayuda tiene como objetivo motivarnos a ser creativos y familiarizarnos con los principios básicos de este efectivo método de autosanación.

Los símbolos pueden ser una gran ayuda en situaciones de emergencia. Cada uno tiene su propia frecuencia.Todo en la tierra vibra: no solo las personas, los animales y las plantas, sino realmente cada molécula. Incluso nuestra psique y nuestros pensamientos tienen una frecuencia propia que se expresa de forma no verbal. No es de extrañar que hablemos de las «good vibrations» o la «buena onda» refiriéndonos a algo que crea buen ambiente. Nuestro organismo no reacciona solo a las situaciones externas, sino también a las ondas que nosotros mismos emitimos y a las que provienen de otras personas, que pueden estar en armonía (compatibles) o en desarmonía (incompatibles).

Reaccionamos con agrado a las ondas compatibles y con desagrado a las incompatibles. No son propiamente las ondas las que nos hacen enfermar o sanar, sino la calificación de las ondas por parte de nuestro sistema corporal energético, que decide si la onda en cuestión nos debilita, nos fortalece o no tiene efecto alguno. Imaginemos que tu jefe está enfurecido por tu desempeño poco satisfactorio. Según la calificación puedes percibirlo como una amenaza (que debilita), como un impulso para cambiar algo (que motiva) o como una emoción que nada tiene que ver contigo (sin efecto). No es la energía del jefe lo que determina tus sentimientos, sino lo que piensas y sientes al respecto.

Podemos utilizar toda situación a favor o en nuestra contra. Esto vale también para los impulsos o sentimientos que emanan de nuestro interior. Es tan solo la reacción adversa ante una emoción o un pensamiento lo que deriva en una carga para nosotros. Nuestros pensamientos automáticos juegan un papel muy importante. Son aquellos que surgen de forma inconsciente cuando nos enfrentamos a situaciones cotidianas, e influyen decisivamente en nuestra visión del mundo. 

Por suerte puedes influir en tu relación hacia las ondas, emociones, pensamientos y también hacia los impulsos que surgen de tu interior, e incluso «reformular» tus pensamientos automáticos. Aquí es donde entran nuestros «símbolos» (véase siguiente capítulo).

Nuestros símbolos son informaciones curativas que podemos elaborar nosotros mismos. Esto sucede pasando información al agua potable y convirtiéndola de esta manera en agua curativa.

Símbolos que curan el alma es un método integral, es decir, que integra todas las circunstancias de la vida. Mediante una aplicación continuada no solo resolverás los problemas del momento, sino que también te reinventarás más y más."

Símbolos que curan el alma