× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "Recetas con algas Atlánticas"

Recetas con algas atlánticasBREVE RESEÑA DE LAS ALGAS ATLÁNTICAS COMESTIBLES

Espagueti de Mar (Himanthalia elongata). Sus formas alargadas y estrechas dan el nombre a esta exuberante alga parda, muy sabrosa y frecuente en litorales profundos y aguas movidas. Rica en fibra, destaca su excepcional contenido en hierro y un gusto que recuerda la sepia. Tanto cruda como cocinada, por su textura y sabor, es una de las algas con más personalidad y más éxito entre las variedades atlánticas.

Dulse (Palmaria palmata). Ya conocida por los antiguos celtas, evitaba el escorbuto a los marineros por su riqueza en vitamina C. También destaca por sus proteínas, vitamina C y un excepcional contenido en potasio. De color rojizo, da vistosidad y color a las ensaladas y platos rápidos, incluso sin remojo previo. Es una de las más indicadas para degustar las algas crudas o en sopas, por su delicado sabor y aroma.

Wakame (Undaria pinnatifida). Como una gigante hoja de roble, crece en las Rías Bajas de Galicia y puede medir 1,5 m. Rica en yodo, proteínas y fibra, es una de las más apropiadas para consumir cruda en ensaladas, y para iniciarse en la cocina con algas, por su gran versatilidad: en sopas, arroz, con otras verduras, al homo, simplemente hervida, en rellenos de empanadas, etc.

Kombu (Laminaría ochroleuca). De gran tamaño y color pardo, vive a una profundidad media de 12 m. Especialmente rica en ácido algínico, de consistencia carnosa, se usa en la cocina para dar sabor o como una verdura más. Su ácido glutámico reblandece las legumbres. Produce un efecto saciante y es rica en minerales.

Nori (Porphyra umbilicalis) Es una alga de pequeño tamaño y muchos pliegues. En Japón se cultiva y se elabora molida en forma de láminas prensadas. En Galicia se encuentra silvestre en la bajamar y se muele posteriormente en forma de copos. Tiene un sabor intenso y puede usarse cruda o ligeramente tostada para desmenuzarla después sobre el plato. Destaca en proteínas, vitamina A y vitamina B12

Agar Agar atlántica. Es la gelatina marina de más alta calidad. No es propiamente un alga, sino la fibra soluble extraída del alga Gelidium sesquipedale. Tiene sabor neutro y se emplea como espesante y gelificante en postres (tartas, compotas, mermeladas, natillas, cremas, sorbetes, zumos). También para espesar salsas, sopas, potajes o purés. Por su gran pureza también es usado en investigación (microbiología). Una cucharada sopera de Agar Agar atlántica en copos es capaz de espesar 1 litro de líquido, hirviendo 8 minutos. 

PROPIEDADES DE LAS ALGAS ATLÁNTICAS 

  • disuelven el exceso de grasas
  • la mayor fuente de sales minerales y oligoelementos (prácticamente todos, destacando: potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio, yodo, silicio, cinc, manganeso, cobre, selenio, etc.)
  • su abundante fibra es saciante y ligeramente laxante, por lo que facilita el tránsito intestinal
  • sus aminoácidos complementan las proteínas de los demás alimentos. Contienen todos los aminoácidos esenciales y 9 no esenciales
  • activan las defensas, limpian el cuerpo de toxinas y fortalecen los huesos, cabello y uñas
  • las algas atlánticas han sido estudiadas, entre otros, por la Universidad Complutense, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, las Universidades de Santiago y de La Coruña y por la Xunta de Galicia. 

TABLA DE PREPARACIONES DE LAS ALGAS ATLÁNTICAS

Se cocinan como las demás verduras, pues son verduras concentradas. Pueden combinarse con todo tipo de platos, como un ingrediente más. Entre 5 y 10 g secos por persona son suficientes acompañando cereales, otras verduras, ensaladas y legumbres. Las algas secas crecen hasta 10 veces al absorber agua. Hay que tenerlo en cuenta al cocinarlas. Usarlas todas e ir variando, como hacemos con las verduras terrestres. El color blanquecino que a veces observamos en las algas secas no son manchas de moho, sino la cristalización superficial de sus propias sales, que hacen de conservante natural.

trigo sarraceno con habas y wakame

 TRIGO SARRACENO CON HABAS Y ALGA WAKAME (2 personas)

Ingredientes:

  • 5 g de alga Wakame
  • 200 g de habas tiernas
  • 150 g de trigo sarraceno
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de tamari (salsa de soja)
  • aceite de oliva
  • alga instant o sal de hierbas
  • unas hojas de menta fresca
  • sal al gusto

Preparación: ponemos a cocer el trigo sarraceno con el doble, en volumen, de agua durante 10 minutos. Seguidamente cocemos las habas tiernas en una olla de vapor durante 25 minutos. Poner en remojo el alga Wakame durante 10 minutos. Mientras tanto cortamos la cebolla bien pequeña y la sofreímos en aceite de oliva hasta que esté transparente. Cuando la cebolla esté hecha le añadimos la Wakame, las habas y el trigo sarraceno ya cocido, removemos bien para que se mezclen los sabores y por último añadimos el tamari y el alga instant o sal de hierbas. Ya se puede sacar del fuego y servir caliente, decorado con unas hojas de menta.

 

Recetas con algas atlánticas