× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "No Mueras con Tu Música Dentro de Ti"

No Mueras con Tu Música Dentro de TiINTRODUCCIÓN DE SERENA

Hace unos años mi padre escribió un libro llamado 10 secretos para el éxito y la paz interior, en el que recoge los diez secretos según los cuales esperaba que sus hijos pudieran vivir. Como soy una de sus hijas y me he criado de acuerdo a estos secretos, mi perspectiva sobre la vida es bastante diferente a la de mis amigos y compañeros. Durante mi crecimiento, descubrí que a menudo los consejos que mis amigos recibían -encaja, escucha a los adultos, sigue el ejemplo de tus padres - eran completamente diferentes a los consejos que mi padre y mi madre nos daban a mis siete hermanos y a mí. Mis padres nos estaban enseñando a seguir nuestro propio destino y a profundizar y confiar en nuestra propia voz. Nos estaban enseñando que todos somos partes de Dios, creadas con nuestro propio propósito en este mundo.

Recientemente, escribí una carta a mi padre que detalla lo que significó para mí ser criada de esta forma:

Hoy me senté detrás de ti en Éfeso, Turquía, mientras dabas una conferencia a unos cuantos cientos de personas que habían viajado de todo el mundo para oírte hablar. Fui vencida por la emoción mientras te veía ahí de pie, llenando tu dharma a la vez que tocabas las vidas de tantos. Te conozco como mi padre, pero también has sido siempre mi maestro. Me has enseñado que la solución a todos los problemas de la vida está dentro de mí, y que sólo tenía que buscar en mi interior, estar en silencio y presente, y saber que todo está bien. Nunca me dijiste cómo vivir o qué pensar, o en qué creer. En vez de eso, me mostraste cómo convertir cada paso en una oración y cada palabra en una palabra de amor. Me enseñaste acerca de Rumi, San Francisco, Hafiz, Jesús, Buda, Krishna, Mohammed, Saint Germain, Neville y muchos otros. Me enseñaste a creer en la magia y en los milagros, y me mostraste como quedar maravillada ante el asombroso mundo en el que vivimos. Desde el momento en el que vine a este mundo, supe que estaba a salvo siendo exactamente cómo yo era y que, fuera quien fuera, yo era una creación perfecta de Dios. Me dijiste que yo era Dios y que era Dios quien mira a través de mis ojos. Aprendí de ti que yo era la dueña de mi propio destino, la creadora de mi vida.

De todas las lecciones que aprendí, el momento que más me impacto fue cuando me dijiste que YO SOY DIOS. ¿Podía yo ser realmente una chispa de Dios, una creación perfecta puesta aquí en la Tierra con un propósito? Dices esto todo el tiempo, pero yo siempre he estado luchando con ello, especialmente desde que la escuela y la sociedad me decían lo contrario. Dudé de mí, me sentí inferior y preocupada de que tuviera que pedir disculpas simplemente por considerar esta idea. Me he sentido indigna, de poco mérito e insegura. Aunque me diste estupendas herramientas, tuve que averiguar cómo usarlas por mi cuenta. Ahora comprendo que Dios es amor, Dios es belleza y Dios es verdad. Me dijiste que vine de un espacio infinito de perfección y que también algún día volveré a él. Lentamente estoy empezando a comprender. 

La gente te quiere mucho y aún así para mí siempre has sido Papá. Me llevaste al colegio cada mañana, me enseñaste a nadar y a montar en bici, me leíste historias y viniste a todas mis obras de teatro. En mi crecimiento me has animado a confiar en mis llamadas interiores y a perseguir aquello que me entusiasme. Tú crees en mí, Papá, y por eso te quiero tanto.

¿Qué le dices a alguien que te dio la vida y que después te enseñó a vivirla? Le dices gracias, gracias y otra vez gracias.

Me di cuenta de que, tras crecer con padres espirituales, mi experiencia era tan especial que quería difundir una parte de esa sabiduría entre otros, así que me inspiré en uno de los dichos favoritos de mi padre: no mueras con tu música dentro de ti. Escribir este libro fue una forma de hacer lo que más quería: contar historias — y sentir que podría estar añadiendo algo de bien al mundo en el proceso. He estructurado este libro de una forma en la que, básicamente, se siguen los 10 secretos para el éxito y la paz interior. Yo respondo a las enseñanzas que Papá expuso en ese libro y después, él añade su aportación al final de cada capítulo. Nos parece que de esta manera tendrás una perspectiva única, tanto del padre como de la hija, y esperamos que también vosotros podáis conseguir vuestra propia inspiración. -Serena Dyer

INTRODUCCIÓN DE WAYNE

Al final de los noventa, estaba interviniendo en un programa de entrevistas nocturno en Sídney, Australia, y me hicieron una pregunta sobre la que tuve que reflexionar antes de poder darle una respuesta al presentador del show. Mientras volvía a casa, decidí escribir un libro que respondiera de una forma más minuciosa y concienzuda a esa pregunta. La pregunta del presentador era algo como: “tras haberse marchado de este mundo, ¿qué legado le gustaría dejar a sus ocho hijos para que le recordaran?”.

Los capítulos en ese libro que llamé 10 secretos para el éxito y la paz interior representan las verdades fundamentales según las que intenté vivir en mi papel como maestro y padre. Estas son las ideas centrales que exploré y viví en mis muchos años como escritor y orador público. Estos son los secretos cuya aplicación permitirían que mis hijos e hijas vivieran una vida de éxito y paz interior real. Hay un axioma fundamental que tanto mi mujer como yo practicamos durante la crianza de nuestros hijos, y es: los padres no están para apoyarse, sino más bien para hacer que los hijos no necesiten apoyarse. Cada uno de los diez títulos de los capítulos de mi libro refleja la idea de que lo que queríamos era criar niños independientes para que se convirtiesen en pacíficos y exitosos adultos.

El éxito no tenía que medirse mediante indicios externos tales como el dinero que ganaban o cuánto avanzaban en sus ocupaciones, o cuántos premios acumulaban, o cómo se comparaban a sus contemporáneos. En lugar de eso, queríamos que nuestros hijos se valoraran a ellos mismos, que asumieran riesgos, que fueran autosuficientes, que fueran libres de estrés y de ansiedad, que fueran capaces de celebrar sus momentos presentes, de experimentar una vida de bienestar, de satisfacer sus llamadas espirituales, de ser creativos - y, lo más importante, de vivir con una sensación de paz interior, a pesar de todas sus circunstancias.

Escribí 10 secretos para el éxito y la paz interior para que mis hijos fueran capaces de tener una recopilación de las ideas primordiales que formaban el núcleo esencial de las lecciones que impartí durante mi vida. Cuando les di una copia a cada uno, dije: “si alguna vez habéis querido saber lo que era más importante para mí, éstas son las ideas según las cuales he intentado vivir, y éstas son las ideas que he empleado en toda mi relación como padre con vosotros a lo largo de vuestra vida”.

Mi hija Serena ha respondido al libro que escribí con uno propio. El título que escogió fue inspirado por una de las enseñanzas más profundas que he aplicado en mi propia vida. Como le digo frecuentemente, no habría mayor tragedia que la que supondría que ella llegara al final de su vida y se diera cuenta de que no satisfizo su destino.

“Vinisteis aquí con música para tocar”, les dije a todos mis hijos. “No os gustaría daros cuenta al final de que no realizásteis vuestros dharmas porque intentasteis complacer la imagen mental que otra persona tenía de lo que debíais estar haciendo — y eso me incluye también como vuestro padre.”

Serena ha aportado una multitud de grandes ejemplos sobre lo que fue ser criada en una familia dónde no tuvo que vivir de acuerdo a la noción que sus padres tenían de lo que era mejor para ella (o cualquiera de sus hermanos).

A lo largo de su vida, Serena siempre se ha quedado perpleja ante la pregunta que frecuentemente le formulaban: “¿qué se siente al tener a Wayne Dyer como padre?”. Con este libro, ha realizado un trabajo magistral no sólo contestando a esa pregunta, sino también aportando guías a los lectores para vivir de acuerdo a los principios presentados en sus páginas. Al final de cada uno de los capítulos de Serena, ofrezco mi reacción personal a lo que ella ha escrito. No podría estar más orgulloso de Serena por haber emprendido esta importante tarea de escribir un libro y por hacerlo con honradez y valentía. Sé que lo encontraréis tan informativo e inspirador como yo lo he encontrado.

No Mueras con Tu Música Dentro de Ti