× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "Naturalmente Atractivos"

Naturalmente atractivosCOSMÉTICOS CONVENCIONALES

"La edad no es un tema particularmente interesante. Cualquiera puede envejecer. Sólo hay que vivir el tiempo suficiente." (Groucho Marx 1890-1977)

El poder de la industria cosmética es inmenso. En las sociedades modernas, todos, sin excepción, consumimos algún tipo de cosmético a lo largo de la vida. Las falsas promesas de juventud eterna, maquilladas de innovación y pseudociencia, nos hacen creer a ojos cerrados en sus beneficios. Sin embargo, ningún fabricante de cosméticos convencionales habla de los efectos nocivos para nuestra salud y la del medio ambiente de los tóxicos presentes en sus formulaciones, repletas de sustancias que la evidencia científica señala como susceptibles de provocar irritaciones, alergias, actuar como disruptores endocrinos o ser potencialmente cancerígenas, especialmente cuando forman parte de un cóctel de ingredientes utilizado de forma habitual durante largos períodos.

Definiciones

Según el Reglamento (CE) 1223 / 2009 del Parlamento Europeo y del Consejo del 30 de noviembre 2009, sobre productos cosméticos, (en el anexo II de dicho reglamento puedes consultar la lista de sustancias prohibidas):

Producto cosmético. «Toda sustancia o mezcla destinada a entrar en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y la mucosa bucal, con la única o principal finalidad de limpiar, perfumar, modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales».

Sustancia. «Elemento químico y sus componentes naturales o los obtenidos mediante algún proceso industrial, incluidos los aditivos necesarios para conservar su estabilidad y eliminar las impurezas que inevitablemente se produzcan durante el proceso, con exclusión de todos los disolventes que puedan separarse sin afectar la estabilidad de la sustancia ni modificar su composición».

Mezcla. «Solución o mezcla compuesta por dos o más sustancias».

Etiquetado

La reglamentación en cosmética y en los ingredientes permitidos está regulada de manera diferente según el país; así, lo que está permitido en un país no lo está en otro. Sin embargo, con independencia del país donde haya sido fabricado el producto, para evitar errores e informar adecuadamente al consumidor, todos tienen en común la nomenclatura INCI que corresponde a las siglas de International Nomenclature Cosmetic Ingredient, utilizada a nivel internacional para enumerar todas las sustancias que han intervenido en la formulación de un determinado cosmético. En este listado obligatorio de nomenclatura internacional, encontrarás el nombre de los ingredientes en latín. Caso de emplearse el nombre común, suele mencionarse entre paréntesis.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que los ingredientes que forman parte de cualquier cosmético se ordenan en la etiqueta en función de su mayor o menor presencia en la fórmula. Por tanto, los primeros de la lista serán los que el producto contiene en mayor cantidad, y los últimos, los que están presentes en proporciones más pequeñas. Esto significa que si, por ejemplo, un fabricante utiliza como sinónimo de calidad de un producto que comercializa la presencia de rosa mosqueta y este aceite vegetal ocupa las últimas posiciones de la lista, su presencia será mínima con relación al resto de los ingredientes y, en consecuencia, los pretendidos efectos beneficiosos para piel, muy poco significativos.

Experimentación con animales

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que trata a sus animales." (Mahatma Gandhi, 1869-1948)

Según el Informe de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo (Bruselas, 2007), en 2002 se utilizaron en los quince antiguos Estados miembros de la Unión Europea (UE) casi 11 millones de animales con fines cosméticos, experimentales y científicos.

En cuanto al marco legal de experimentación animal con fines cosméticos en la UE, la Directiva 2003 / 15 / CE del Parlamento Europeo y del Consejo del 27 de febrero de 2003, que modificaba la Directiva 76 / 768 / CEE del Consejo, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de productos cosméticos, marcó las siguientes prohibiciones con el objetivo de establecer las oportunas regulaciones para la eliminación gradual de este tipo de experimentación:

  • Desde septiembre de 2004, prohibición de testar productos cosméticos acabados e ingredientes cosméticos en animales («prohibición de experimentación»).
  • Desde marzo de 2009, prohibición de comercialización de productos cosméticos que contengan ingredientes experimentados en animales («prohibición de comercialización»). En cuanto a las consecuencias para la salud humana (toxicidad por administración repetida, incluidas la sensibilización cutánea y la carcinogenicidad, así como la toxicidad en la función reproductora y toxicocinética), la fecha de la prohibición de comercialización se amplió al 11 de marzo de 2013, momento en que se aplicó, con independencia de la disponibilidad o no de métodos de experimentación alternativos sin animales.
  • En la Comunicación adoptada por la Comisión Europea el 11 de marzo de 2013, (COM / 2013 / 0135 final*/), la Comunidad Europea se comprometió a continuar apoyando el desarrollo de métodos de ensayo alternativos y a trabajar con otros países que se sumaran al enfoque europeo. Entró en vigor la prohibición total de experimentación de productos cosméticos en animales y, consecuentemente, la de comercializar en la UE cualquier cosmético testado en animales; normativa aplicable tanto a los cosméticos fabricados en la UE como a los importados de otros países.
  • La prohibición del 2013 es, sin duda, indicativo de un mayor respeto y concienciación hacia el bienestar de los animales, pero hay que tener presente que los ingredientes utilizados en los cosméticos también están generalmente sometidos a los requisitos de la legislación REACH (registro, evaluación, autorización y restricción de químicos) y que la experimentación con animales está actualmente permitida en determinadas circunstancias como, por ejemplo, evaluar el riesgo derivado de la exposición de los trabajadores a ciertos ingredientes. Añadir que la mayoría de las sustancias empleadas en la fabricación de cosméticos se utilizan también en gran variedad de artículos industriales y de consumo; situaciones en las que aún se autorizan los ensayos con seres vivos, para garantizar el cumplimiento de los marcos jurídicos aplicables a estos productos.

Aunque en la UE la legislación con relación a la experimentación animal en cosmética ha mejorado de forma sustancial, desgraciadamente, el panorama sigue siendo muy diferente en la mayoría de los países del resto del mundo donde, en pleno siglo XXI, a pesar de disponer de alternativas, grandes corporaciones ancladas en la inercia continúan envenenando, quemando o dejando ciegos a animales de laboratorio, para medir, por ejemplo, cuánto tiempo tarda un producto químico en quemar la córnea del ojo de un conejo.

¿A alguien se le ocurriría testar los efectos negativos para la piel del aceite de oliva virgen; el cosmético natural por excelencia de nuestras madres, abuelas o bisabuelas? Así pues, la necesidad y exigencia de fabricantes y gobiernos de experimentar con seres vivos las posibles repercusiones en la salud de la población y del medio ambiente de los químicos utilizados en cosmética y productos de higiene diaria convencionales, ¿no debería hacernos reflexionar seriamente sobre el elevado grado de toxicidad y los riesgos inherentes a su utilización? Personalmente, no tengo ninguna duda de que la mejor elección son los cosméticos caseros ecológicos, veggies y sostenibles como los que encontrarás en la última parte del libro o los comerciales fabricados según la normativa de cosmética ecológica.

Sin embargo, si optas por un cosmético convencional:

  • Consulta siempre el apartado de la etiqueta donde figura el INCI, para saber exactamente qué pondrás en tu piel y en qué proporción.
  • A pesar de que en la UE existe la normativa sobre experimentación con animales en cosmética, en un 80 por 100 de los países fuera de la UE, según la organización People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), no existe, en este momento, ningún tipo de legislación. Si viajas o vives fuera de la UE y eres vegetariano, vegano o una persona concienciada por el bienestar de los animales, elige las marcas comerciales que lleven el logotipo PETA o el conejito, para garantizar que no se han utilizado ingredientes de origen animal en su elaboración y que el producto no ha sido testado en ningún ser vivo.

Productos de uso diario o frecuente incluidos en la definición de cosmético

(...) La innovación de la industria del glamour, basada en una corriente constante de lanzamientos de nuevos productos mediante una potente inversión en publicidad y marketing, que incluye cosméticos de todo precio, tiene como principal objetivo llegar a todos los segmentos de la población y clases sociales. Muchos de estos cosméticos y productos de higiene diaria, sin embargo, no han superado pruebas exhaustivas sobre el impacto de sus ingredientes a largo plazo, ni en nuestra salud ni en la del medioambiente. La mayoría son simplemente variaciones de los ya existentes, camuflados bajo un nuevo léxico que renueva la ilusión de sentirnos más cómodos con nuestra imagen o de detener a Chronos, el dios del tiempo en la mitología griega, pero que no pueden luchar contra las leyes fundamentales de la vida ni convertirnos en quienes no somos.

¿Te has detenido a pensar cuántos químicos te pones diariamente en la piel o el impacto ecológico que conllevan los productos de higiene diaria convencionales que se derraman día tras día por el desagüe? ¿Necesitamos realmente un abanico tan amplio de cosméticos para cuidarnos, sean o no ecológicos?

Si adoptas la cosmética natural, comprobarás que toda la retahíla de productos comerciales que probablemente llenan tu cuarto de baño se reducirá notablemente y que con tan sólo algunos todoterreno, muchos de los cuales podrás utilizar también en la cocina, podrás elaborar tus propias fórmulas 100 por 100 naturales.

¡No alimentes tu piel, el órgano más extenso y uno de los más importantes del organismo, con ningún ingrediente que no osarías poner en tu plato!

Naturalmente atractivos