× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "Los Beneficios del Ayuno"

Los beneficios del ayuno¿Qué es el ayuno?

Infinidad de veces nos han hecho esta pregunta esperando una respuesta que cupiera en una sola frase. Pero la realidad es que contar esta práctica en pocas palabras es casi una tarea imposible. En muchas culturas ha tenido significados diferentes y, aun hoy en día, la ciencia va descubriendo nuevas propiedades entorno al ayuno que sorprenden cada vez más a los investigadores.

Es un concepto amplio y diverso, muchas veces manchado por los prejuicios y la ignorancia, en el que confluyen diferentes disciplinas. Para la psicología es un método introspectivo, y la estética lo considera una eficaz técnica para adelgazar y curar la piel. ¿Y un nutricionista? Lo recetaría para diversas enfermedades. Y no hablemos ya de la visión metabólica: el ayuno como punto de partida de un fascinante engranaje que pone en marcha nuestro organismo. Así que vayamos por partes.

Literalmente, ayunar significa abstenerse de ingerir cualquier alimento. Para los animales enfermos el ayuno es un mecanismo para sanar su cuerpo. Y determinadas especies dejan de ingerir alimentos como estrategia de supervivencia, fundamental en periodos de hibernación y en temporadas en las que escasean los nutrientes.

En el caso del hombre, el ayuno ha sido practicado para fines religiosos, espirituales, reivindicativos o terapéuticos. Lo más probable es que pronto adquiriera un significado sagrado. Mientras ínicialmente para los hinduistas fue un rito de purificación, más adelante el cristianismo lo convirtió en una penitencia y el ramadán islámico en un signo de devoción a Dios. En el imaginario occidental, relacionar el ayuno con el sufrimiento está muy influido también por su utilización como arma política y reinvindicativa por todas las ideologías.

¿Qué es el ayuno terapéutico?

No fue hasta el siglo XIX que la medicina occidental concebió la práctica del ayuno como algo curativo y terapéutico: una práctica natural, indolora y saludable. Esta práctica es la que cada vez está más extendida: concebida como una forma de depuración. Para el cuerpo, ayunar significa tener tiempo para revisar el conjunto de sistemas del organismo.

Dicho de otro modo, momentáneamente dejamos de realizar la digestión, un proceso que, además, consume una cantidad de energía extraordinaria. Gracias a ello permitimos una «limpieza general» del organismo que se nota por dentro y por fuera. Y no se trata de una limpieza superficial. La Ciencia ha demostrado que el ayuno puede significar la prevención de distintas enfermedades graves, llegando, en algunos casos, a suponer un gran impulso para su curación.

Algunas de las enfermedades que el ayuno puede combatir son:

  • Patologías del aparato digestivo: diarreas, disfunciones del colon o dispepsia.
  • Afectaciones en el aparato respiratorio: asma, bronquitis, rinitis, sinusitis, alergias.
  • Problemas basculares: hipertensión, colesterol y dislipemias como la diabetes.
  • Trastornos psicológicos como el estrés, la depresión, la fatiga crónica y el insomnio.
  • Adicciones: tabaquismo, alcoholismo, etc.
  • Afecciones de la piel: eccemas, abscesos, problemas de cicatrización, varices.

Como veremos, además de purgar el cuerpo de sustancias nocivas y de mejorar la asimilación de nutrientes, el ayuno influye positivamente en otras partes del cuerpo que, en principio, nada tienen que ver con la alimentación.

Por otro lado, el ayuno tiene un efecto directo en la mejora de la salud emocional. Muchos asistentes de nuestros cursos hablan de la sensación de ver su entorno con mayor claridad, de notarse más despiertos y con la mente más ágil. Unas propiedades que han llevado a numerosos psicólogos a prescribir el ayuno para desajustes psicológicos derivados del estrés en el trabajo.

En las últimas décadas, el ayuno ha adquirido fama como método estético y es un recurso muy popular entre la gente que aspira a mejorar su aspecto físico. Con el ayuno, no sólo depuramos el organismo por dentro, sino que, gracias a la limpieza de toxinas, renovamos el estado de la piel. Y por supuesto, el ayuno es conocido por una de sus aplicaciones estrella: como método de adelgazamiento. Es cierto que permite una reducción considerable de peso en muy poco tiempo, pero, según nuestra experiencia, no sirve de nada sin la adopción de unos hábitos saludables. Así pues, el ayuno tiene muchos significados: desde la disminución del estrés a la prevención y curación de enfermedades digestivas, pero lo que es evidente es que debe implicar un cambio significativo en el modo de vida.

Los beneficios del ayuno