× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "La Magia del Orden"

La Magia del OrdenMarie Kondo lucha contra el caos desde los cinco años. Es la fundadora del método KonMari y ha ayudado a miles de personas a transformar sus hogares desordenados en espacios para la serenidad y la inspiración.

En su libro La magia del orden nos explica paso paso como ordenar nuestra casa para transformar drásticamente nuestra vida.

Aquí puedes leer un extracto del libro, donde Marie Kondo explica la importancia de encontrar un objetivo a este trabajo de limpieza. En el fondo el sentido es ser feliz...

Antes de empezar, visualiza tu destino

A estas alturas ya puedes entender por qué es fundamental que tires cosas antes de pensar dónde guardarás las que conserves. Pero empezar a desechar sin planear nada por anticipado sería ponerte en el camino del fracaso antes de empezar. Mejor, empieza por identificar tu objetivo. Debes tener alguna razón para estar leyendo este libro. ¿Qué fue lo que te motivó a organizar en un principio? ¿Qué esperas alcanzar mediante la organización?

Antes de desechar nada, date tiempo para pensar esto con cuidado. Tal cosa implica visualizar tu estilo de vida ideal. Si omites este paso, no solo retrasarás todo el proceso sino que te pondrás en un riesgo mucho mayor de rebote. Objetivos como "quiero vivir libre de desorden" o "quiero ser capaz de poner las cosas en su lugar" son demasiado generales. Necesitas pensar de manera mucho más profunda. Piensa en términos concretos para que puedas imaginar vividamente cómo sería vivir en un espacio libre de desorden.

Una clienta de veintitantos años definió su sueño como "un estilo de vida más femenino". Ella vivía en una caótica habitación de "siete tapetes" -en Japón, es una habitación de siete tatamis, o sea, de 3 x 4 metros- con un armario fijo y tres estantes de diferentes tamaños. Con esto debería tener suficiente espacio de almacenamiento, pero mirase donde mirase, todo lo que veía era desorden. El armario estaba tan repleto que las puertas no cerraban y la ropa se salía de los cajones como el relleno de una hamburguesa. El riel para la cortina del ventanal tenía tanta ropa colgada que no hacía falta cortina. El suelo y la cama estaban cubiertos de cestas y bolsas llenas de revistas y papeles. Cuando mi clienta se iba a dormir, ponía en el suelo las cosas que había en su cama, y cuando se levantaba, volvía a ponerlas en la cama para abrirse camino hacia la puerta e irse a trabajar. Nadie, por mucha imaginación que tuviese, podría haber descrito ese estilo de vida como "femenino".

Yo le pregunté: "¿A qué te refieres con 'estilo de vida femenino'?". Ella pensó un largo rato antes de responder. "Bueno, cuando volviese del trabajo, no habría nada en el suelo... y mi habitación estaría tan ordenada como una suite de hotel, sin que nada obstruyera la línea de visión. Tendría una colcha rosa y una lámpara blanca estilo antiguo. Antes de irme a la cama, me daría un baño, quemaría aceites aromáticos y escucharía música clásica de piano o violín. Después haría yoga y bebería té de hierbas. Me quedaría dormida con una imperturbable sensación de espacialidad".

Su descripción era muy vivida, como si ella de veras viviera de esa manera. Es importante que logres ese grado de detalle y tomes notas cuando visualices tu estilo de vida ideal. Si te cuesta trabajo imaginar el tipo de vida que te gustaría llevar, mira revistas de decoración y busca fotos que te digan algo. También puede resultarte útil visitar casas en exposición. Ver una diversidad de casas te ayudará a sentir qué es lo que te gusta. Por cierto, a la clienta de veras le gustaba la aromaterapia, la música clásica y el yoga después de bañarse. Liberada de las profundidades del desorden, ella surgió para encontrar el estilo de vida femenino al que aspiraba.

Ahora que puedes imaginar el estilo de vida que sueñas, ¿es hora de empezar a desechar? No, aún no. Entiendo tu impaciencia, pero para evitar el rebote necesitas avanzar adecuadamente, paso a paso, mientras emprendes esta tarea de una sola vez en la vida. Tu próximo paso es identificar por qué quieres vivir así. Vuelve a revisar tus apuntes sobre el estilo de vida que quieres y vuelve a pensar. ¿Por qué quieres hacer aromaterapia antes de irte a dormir? ¿Por qué quieres oír música clásica mientras haces yoga? Si tus respuestas son "porque quiero relajarme antes de dormir" y "quiero hacer yoga para adelgazar", entonces pregúntate por qué quieres relajarte y por qué quieres adelgazar. Quizá tus respuestas sean: "No quiero sentirme cansado cuando me vaya a trabajar al día siguiente" y "Quiero ponerme a dieta para ser más atractivo". Y, de nuevo, vuelve a preguntarte el porqué de cada respuesta. Repite este proceso de tres a cinco veces cada tema.

Mientras sigues explorando las razones de tu estilo de vida ideal llegarás a una sencilla conclusión. El sentido tanto de desechar como de conservar cosas es ser feliz. Puede parecer obvio, pero es importante que tú mismo experimentes esta conclusión y la incorpores en tu corazón. Antes de empezar a organizar, observa el estilo de vida al que aspiras y pregúntate: "¿Por qué quiero organizar?". Cuando encuentres la respuesta estarás listo para dar el siguiente paso: examinar lo que posees.

La Magia del Orden