× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "El Código de la Manifestación"

El código de la manifestaciónNeville Goddard y la ciencia de conseguir deseos

Neville Goddard, a pesar de que fue uno de los autores más influyentes del movimiento del «Nuevo Pensamiento» americano, es un genio olvidado de la metafísica americana. Después de leer su obra me cuesta creer que su nombre sea desconocido, no ya para la persona promedio de cualquier país, sino incluso por los estudiosos de las ciencias del éxito. Tal vez éste sea tu caso, pero no te preocupes, después de esta lectura, serás un experto en sus enseñanzas.

Neville escribió su obra a mediados del siglo pasado, pero no te confundas, sus verdades son intemporales y perfectamente aplicables hoy, de hecho, es algo que creo que el mundo actual necesita desesperadamente. Muchas veces salimos a la búsqueda de la última idea, el nuevo gurú, la nueva moda... y olvidamos el valor de la sabiduría antigua y perenne. Lo que el ser humano ya ha descubierto pero necesita redescubrir una y otra vez para no volver a caer en el sueño de la ignorancia. En este sentido, los secretos revelados en este libro son secretos perdidos. No porque no sean accesibles a cualquiera, sino porque están olvidados por todos. Quién sabe si porque son tan accesibles y disponibles son tan ignorados. O tal vez es su sencillez lo que parece quitarle valor.

Descubrí a Neville a través del autor Dr. Wayne Dyer, quien le menciona en algunas de sus obras como mentor y fuente de inspiración. Pasé dos años leyendo a Neville Goddard, y dejando que sus reveladoras ideas sobre la ciencia de la manifestación me acompañaran; y lo más importante, aplicando estos principios intemporales en todos los aspectos de mi vida. Poco a poco su influencia fue empapando mi vida personal. Y llegaron los cambios. Pero no te confundas, no hablo sólo de resultados palpables y hechos objetivos, sino de una claridad ante el modo en que opera la vida que consiguió, por ejemplo, que las palabras como: autoestima, duda, lucha, crisis, escasez, esfuerzo, miedo, incertidumbre, soledad... desaparecieran de mi vocabulario. Ahora son conceptos sin ningún sentido para mí. Creo que Neville ha convertido lo que era una creciente prosperidad en abundancia ilimitada, y mi crecimiento personal en plenitud espiritual. Ocurrió que entré en un estado de claridad notable. Y ese estado de claridad se extendió al mundo creando una buena influencia para todos.

Estudié sus libros y conferencias, y descubrí un conjunto de leyes que voy a condensar y revelarte en estas páginas. Como quería conocer sus enseñanzas, me leí una y otra vez sus diez libros, su obra completa. A veces en español, otras en inglés, la lengua original en la que fue escrita. Y cada vez descubría una nueva revelación que me había pasado desapercibida en mis anteriores lecturas. Éste es uno de los signos distintivos de los grandes autores: siempre te muestran algo nuevo en cada revisión de su material, y esto es porque sus textos destilan justo el conocimiento que estás dispuesto a absorber en cada lectura, pero no más. Y lo que encontré me cambió la vida para siempre. Sigue leyendo y sabrás por qué; además va a ocurrir lo mismo contigo, ya lo verás.

Los «12 Poderes» del «Código de la Manifestación» explican e ilustran las enseñanzas de Neville Goddard (Neville a partir de ahora) en un lenguaje sencillo y práctico. Mi objetivo es que en unas horas de lectura puedas hacerte con la visión de este genio olvidado de la metafísica americana.

Investigué sobre su persona. Y esto es lo que hallé: Neville vivió desde 1905 hasta 1972. Nació en Barbados, Antillas Británicas, en 1905, en una de las más prominentes familias de las islas. En 1922 viajó a Estados Unidos a estudiar teatro cuando contaba con 17 años. Pero desistió pronto coincidiendo con su encuentro con un maestro de la Cábala. En 1932 se dedicó de lleno a sus estudios de misticismo y empezó su carrera como conferenciante en Nueva York. Estudió materias espirituales durante toda su vida y fue reconocido como un místico. Como he dicho, conoció pronto la Cábala hebrea y el cristianismo místico. Tenía una gran habilidad en aclarar el significado oculto de la Biblia en las metáforas que utiliza, para llevar su contenido al terreno místico.

Fue uno de los profesores más influyentes en el campo del «Nuevo Pensamiento» americano (New Thought). Este movimiento de místicos del siglo XIX y XX se distinguió por dos señas de identidad básicas. La primera premisa: entre el ser humano y la Divinidad no hay intermediarios, pues son lo mismo y es precisa una experiencia de conexión directa con la fuente. Y la segunda premisa, el poder del pensamiento (imaginación combinada con emoción) manifiesta la realidad.

Neville, cronológicamente, es cien años anterior al moderno movimiento New Age que adopta sus principios y los reelabora. Fue un precursor de lo que hoy se conoce como La Ley de la Atracción (explicada en The Secret, El Secreto). Aunque en mi opinión fue un paso más allá y su profundidad es mucho mayor. Siempre destacó la importancia del poder de la imaginación que igualó a una cualidad divina. También explicó el significado metafórico de la Biblia, la cual consideraba un drama psicológico. Para él la meta final del ser humano es la unión consciente con lo divino y despertar la consciencia de Cristo en nosotros. Usó el poder de la imaginación para cambiar las circunstancias de su propia vida y relató sus experiencias personales en sus conferencias. Por ejemplo, en una de ellas, explicó cómo con el uso del poder de la imaginación, consiguió ser despedido, con honores, del servicio militar y así pudo continuar con sus conferencias durante la Segunda Guerra Mundial. También, cómo en cierta ocasión, usando el poder imaginativo, pudo conseguir pasajes de un viaje por mar, durante la era de la depresión, desde Nueva York a Barbados, y poder visitar a su familia. Tras viajar por todo el país, estableció su casa en Los Ángeles donde, a finales de los años cincuenta, impartió charlas en televisión y radio, además de conferencias a grandes audiencias en el Teatro Wilshire Ebell durante la década de los sesenta.

Neville daba sus conferencias sin usar notas y las terminaba con turnos de preguntas y respuestas con el público. Una vez, cuando le preguntaron si él grababa sus conferencias, contestó: «Yo no he grabado nada, algunos graban en mis conferencias para su uso propio, eso está perfectamente bien, pero yo no tengo grabaciones». Gracias a su generosidad, hoy disponemos de esas conferencias que grabaron sus estudiantes en Los Ángeles y San Francisco. Y también se imprimieron sus diez libros en inglés, alguno editado en castellano. Neville murió el 1 de octubre de 1972, en Los Ángeles. Por suerte, su mensaje continúa para las personas que quieran acercarse a su obra.

Éstos son sus diez libros:

  1. El poder de la conciencia
  2. La fe es tu fortuna
  3. La ley y la promesa
  4. Imaginación despierta
  5. Plegaria, El arte de creer
  6. Fuera de este mundo
  7. Tiempo de siembra y cosecha
  8. Sentir es el secreto
  9. Libertad para todos
  10. A tu servicio

En mi opinión su libro más logrado es El poder de la conciencia. Si sólo vas a leerte un libro de Neville, que sea éste aunque no está editado en castellano. Además nos dejó una gran cantidad de conferencias transcritas, algunas grabadas por sus oyentes. El único que he encontrado editado en castellano es La fe es tu fortuna por Ediciones Obelisco. Lee sus libros, no una vez, sino varias, pues merecen el esfuerzo de su estudio para conseguir una vida más lograda. Y, aunque su estilo es el de un autor del siglo pasado, estudioso de la Biblia, su tono literario es el propio de los años cincuenta, resulta cercano y sencillo. La reordenación (El Código de la Manifestación) de sus enseñanzas (los 12 Poderes) sólo es atribuible a mí y pido disculpas si no he sido del todo riguroso al comprender y reelaborar sus enseñanzas, pero al ser yo mismo un autor de desarrollo personal, me resulta imposible prescindir de otras fuentes de influencia que he recibido a lo largo de mi vida.

Éste no es un libro sobre la vida y obra de Neville, sino basado en los principios que rigen su obra, y explicados de la mejor manera que sé para que puedas usarlos y cambiar tu vida. Veámoslo.

El código de la manifestación