× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "El Arte de Respirar"

El arte de respirarSeis practicantes de parapente giran en círculos, como águilas, empujados por poderosas corrientes de aire ascendente. Abajo, un grupo de niños observan, con las bocas abiertas, cómo los paracaídas gigantes planean silenciosamente sobre sus cabezas.

Entonces, de pronto, algo empieza a ir mal. Una ráfaga de aire golpea con tanta fuerza a uno de los parapentistas que le da la vuelta a la vela. El piloto empieza a girar, trazando espirales como una semilla de sicomoro que cae hacia la tierra. Después de una eternidad, el joven se estrella contra la ladera de una colina. Yace boca abajo en el suelo. Herido. Pero ha sobrevivido.

Aturdido, tras un momento de silencio, empieza a gritar de dolor. Los servicios de emergencias médicas tardarán al menos media hora en llegar. Y pasará otra hora más hasta que lleguen al hospital.

A solas, sabe que no puede permitirse perder la conciencia por si no vuelve a despertarse nunca. Se obliga, pues, a respirar. Lentamente. Profundamente. Con un supremo esfuerzo de voluntad, aleja su mente de su cuerpo herido y se concentra en su respiración. Inspira. Espira. Poco a poco, el dolor disminuye. Finalmente, alcanza un estado de calma serena.

De puro mindfulness.

Yo soy el joven que se estrelló con su parapente.

El arte de la respiración salvó mi vida.

Durante miles de años, la gente ha utilizado el arte de la respiración para lograr efectos igualmente profundos en la mente y en el cuerpo. Algunos han recurrido a ella para aliviar el dolor crónico. Otros, para afrontar la ansiedad, el estrés y la depresión. Algunos afirman que los ha llevado a la iluminación espiritual.

Pero yo soy tan espiritual como un ladrillo… … por lo que la uso para que me ayude a apreciar la belleza agridulce de la vida cotidiana.

Tu respiración es el mejor activo que posees. Es naturalmente proclive a la meditación y siempre está contigo. Refleja tus emociones más intensas y te permite atenuarlas o encauzarlas.

Te ayuda a sentirte seguro, pleno, y a tener un completo control de tu vida mientras te afianza en el momento presente, despejando la mente y liberando tus instintos.

El arte de la respiración despierta una sensación de asombro, maravilla y curiosidad: los cimientos de una vida más feliz y llena de significado. Te infunde el valor para aceptarte a ti mismo con todos tus errores y defectos. Para tratarte a ti mismo con la bondad, la empatía y la compasión que sinceramente necesitas, y ayudarte a mirar hacia el exterior y abrazar el mundo.

Cuando hayas dominado el arte de la respiración, te sentirás en paz contigo mismo y con el mundo.

círculo virtuoso de la respiración

Respiras 22.000 veces al día. ¿De cuántas respiraciones eres consciente?

 

El arte de respirar