× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "EFT"

EFTEl ser holístico

Cuerpo, energía, emoción

En la antigua China decían que cualquier dolor, físico o psíquico, tiene su origen en una obstrucción de la circulación del qi en un lugar concreto del cuerpo. La EFT se fundamenta sobre este principio holístico: la causa de cualquier emoción negativa es una perturbación del sistema energético corporal. Esta perturbación en el flujo energético de nuestro cuerpo puede compararse con un cortocircuito eléctrico que provocaría chispas (emoción negativa). Si el flujo energético interno se restablece, las emociones negativas desaparecen. Este procedimiento es el que llevó a cabo el doctor Callahan al estimular el punto meridiano del estómago de Mary mientras ella se concentraba en su miedo al agua. La estimulación del punto meridiano del estómago, relacionado con la emoción del pánico de Mary, hizo fluir la energía bloqueada y, al mismo tiempo, hizo desaparecer el miedo.

La EFT libera las emociones, pero con ellas los pensamientos, las imágenes y las sensaciones físicas asociadas. Supongamos que quieres tratar la ira que te ha provocado la actitud injusta de tu madre. La ira que sientes está relacionada con la situación que la ha generado (la imagen que tienes de ella), con un pensamiento (tu madre es injusta) y con una sensación física (un nudo en el estómago). Cuando la emoción desaparece, al mismo tiempo la sensación física y los pensamientos se tranquilizan.

El cuidado holístico

Esta interacción espontánea de todas las dimensiones de nuestro ser constituye la clave para obtener resultados rápidos y permanentes. Cada vez somos más conscientes de que esta concepción es una verdad que hay que tener en cuenta en los cuidados terapéuticos, volviendo a las raíces de un saber milenario. El acercamiento holístico (del griego holos, la totalidad) empieza a inscribirse poco a poco en la medicina alopática. Además, sabemos que el estrés excesivo provoca desajustes físicos como el dolor de barriga, de espalda, tortícolis, insomnio...También sabemos que estados positivos como la alegría o el amor relajan el cuerpo, que está menos expuesto a las enfermedades. A día de hoy ya no se puede negar la dimensión emocional y psicológica que tienen los tratamientos de desajustes físicos, sean los que sean. Sí, estamos presenciando el nacimiento de una nueva era terapéutica.

La energía en el corazón de la vida

Todo es energía

Todo es energía, tanto el ser humano, los animales y las plantas como los objetos, la silla en la que estás sentado, tu mano y hasta este libro. Este principio cada vez está siendo más aceptado, gracias a los descubrimientos de la física cuántica. Nuestro cuerpo está constituido por millones de partículas de luz, los fotones, que intercambian constantemente información con nuestro entorno, que también está formado por esta misma energía. Nuestros pensamientos también están formados por energía, mesurable gracias al magnetoencefalograma (MEG).

Hace mucho tiempo, los chinos ya descubrieron esta energía, y la llamaron qi o chi. Los japoneses la llaman ki, y los indios, prana. La energía de fuerza vital siempre ha estado aquí, en nosotros y a nuestro alrededor. Aunque ahora la ciencia moderna la haya rebautizado con el nombre de bioelectricidad, campo electromagnético o campo cuántico, sigue siendo la misma energía.

El hombre que nos hizo abrir los ojos a esta realidad fue el físico alemán Fritz-Albert Popp. En la década de 1970, Popp creó una máquina capaz de medir la emisión de fotones con la que descubrió que todos los organismos vivientes emiten luz. Nuestro ADN funciona como una antena que capta la información en forma de energía y la transmite a las células. Más adelante, otros investigadores profundizaron en la teoría. En 1974, el doctor Vail P. Kaznacheyev, del Instituto de Medicina Clínica y Experimental de Novosibirsk, en Rusia, descubrió que las células se comunicaban entre ellas gracias a los fotones. Los estudios dirigidos por Gary Schwartz, un psicofisiólogo de la Universidad de Arizona, demostraron que la intención de curación ya crea en el cuerpo ondas luminosas más ordenadas.

Un nuevo paradigma

Así pues, si estamos hechos de energía, y de la misma energía de la que se compone todo lo que existe, y esta energía está en constante conexión, la separación se convierte en ilusoria. Somos seres holísticos, y formamos un único ser con todo lo que existe.

Estas teorías se estudian profundamente, en particular, en el terreno terapéutico. En noviembre de 2010 se organizó en Aix-en-Provence el primer congreso sobre terapias cuánticas, que reunió a médicos y científicos, como el profesor Luc Montagnier, premio Nobel de Medicina. En el terreno terapéutico, esta concepción revolucionaria abre un campo extraordinariamente prometedor y cuestiona particularmente la curación a distancia, que, gracias a estos descubrimientos, está a punto de ser avalada científicamente.

Polaridades energéticas invertidas y autosaboteadas

La eficacia de la EFT reside en la capacidad de restablecer el flujo natural de la energía y, por lo tanto, de todo el ser. Este método también puede tratar la IP (inversión psicológica), que se produce cuando nos resistimos a un cambio o curación.

Gary Craig explica esta noción comparándola con el sistema electrónico: si ponemos las pilas de cualquier aparato al revés, la corriente no puede circular. La EFT prevé una fase preparatoria para eliminar este riesgo colocando las pilas en el sentido correcto.

Esta fase consiste en golpear suavemente el punto kárate (en el canto de la mano) repitiendo una fórmula específica: «Aunque tengo este problema, me quiero y me acepto». Este punto está relacionado con el meridiano del intestino delgado, que tiene la función de recibir los alimentos y de transformarlos para que sean asimilables disipando, a su vez, las oposiciones inconscientes al cambio. Además, la fórmula «Aunque tengo este problema, me quiero y me acepto» nos ayuda a liberar las resistencias, porque aceptándonos y queriéndonos nos autorizamos a ser curados, como descubrirás a continuación.

EFT