× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extracto de "Curar con el Poder de los Ángeles"

Curar con el poder de los ángelesPortadores de luz: lo que realmente somos

Cuál es la cualidad eterna e indestructible de cada persona.
Cómo descubrir la fuente de luz inagotable que hay en nosotros.
Cómo utilizar esta energía para curar en todos los niveles de la vida.

Nosotros, las personas, somos los encargados de llevar la luz a la materia. Tenemos la tarea de conservar en armonía el equilibrio de la vida. Para ello debemos aprender a actuar de igual modo en lo bueno y en lo malo, en los momentos de alegría y en los de tristeza. Nuestra tarea individual es la de mantener la conexión con la luz como si de un «canal» se tratase y percibir, así, que también nosotros somos luz divina. Una vez conscientes de que somos luz divina, nuestra tarea colectiva es usar este conocimiento para organizar mejor nuestra vida y ayudar a los demás a experimentar lo mismo.

Hoy en día tenemos acceso a distintas y numerosas tradiciones, así como a métodos curativos de diferentes culturas. Naturalmente, no hay ni hubo nunca una panacea. La tarea y hasta ahora única opción curativa consiste, más bien, en encontrar y dar a nuestra vida un enfoque individual.

Solo en la unión con nosotros mismos, con nuestro yo verdadero, se desarrolla el poder de la confianza elemental. Este poder es condición indispensable para una curación auténtica y duradera. La confianza elemental consiste en vivir sin juicios ni prejuicios, sin un punto de vista convencional ni patrones que nos limiten. De esa manera viviremos con una claridad plena que no se verá empañada por altibajos ni por un caos de ideas y sentimientos. Solo entonces podremos percibir el sentido de la vida en cada paso y acontecimiento; solo entonces podremos percibir la conexión ininterrumpida con las energías luminosas del cielo. En eso consiste también aquello a lo que llamamos confianza elemental: la certeza de que, como luz de la luz, somos dignos de obtener la salvación y la curación, y de que las energías celestiales fluyen a través de nosotros. Con esta actitud interior la persona se abre a las energías curativas de la fuente divina. Mediante una confianza despierta, seremos cada vez más capaces de dejar atrás obstáculos y cargas y experimentar la curación.

A diferencia de lo que ocurría en el pasado, hoy en día, la autoestima en consonancia con el universo desempeña un papel importante en el sentido de la vida y la curación plena. Una autoestima, por tanto, que no se construya a costa de los demás y que no sea consecuencia de la competencia o la oposición, sino que se levante a través de la consciencia de formar parte importante de un todo mayor.

No hace falta (ni tampoco deberíamos) llevar una vida de ermitaño como solían hacer antiguamente las personas, para desarrollar la espiritualidad y la santidad. Si cuidamos de forma consciente nuestra conexión con la luz divina y sus mensajeros, los ángeles, se puede (y se debe) vivir de forma consciente, e incorporando con éxito la curación a la familia, el trabajo y el día a día.

Las personas somos luz y materia, cuerpo y espíritu, corazón y alma. Somos complejas totalidades individuales. Al mismo tiempo, estamos unidos de forma inseparable con la totalidad de la vida, el universo y el indefinible poder de la creación.

La curación significa, por un lado, vivir de forma consciente con este enfoque y, por otro, con plena atención a la salud.

La plenitud significa, también, servirse tanto de los medios que la naturaleza nos proporciona como de aquellos que podemos encontrar en la farmacia; aplicar los métodos de la medicina ortodoxa, así como los de la medicina alternativa.

Además de los enfoques de la naturoterapia y los de la medicina ortodoxa, existe un tercer método: la curación espiritual mediante las energías luminosas de la consciencia. Aquí la curación con ángeles y los poderes de estos juegan un papel esencial. Este tercer enfoque es el que vamos a tratar en este libro. La citada vía ofrece a los lectores nuevas posibilidades prácticas para curar con el poder de los ángeles. Para ello, le permite descubrir su propio acceso interior a la fuente de curación y emplearla de forma razonable tanto para uno mismo como para los demás. Conduce a una mayor comprensión, activa las energías (auto) curativas, ayuda a examinar los poderes energéticos en su origen luminoso y a manejarlos de forma correcta y segura. El libro muestra, a través de una serie de sencillos ejercicios, de qué forma se puede establecer contacto con los propios ángeles y sumergirse con ellos.

En este libro el trabajo curativo con los ángeles se explica de una manera responsable y rigurosa. ¿Cómo se ven los ángeles a sí mismos? ¿Cómo podemos relacionarnos con ellos? ¿De qué forma podemos curarnos a nosotros mismos o a nuestra familia? ¿Cómo podemos tratar a nuestros clientes de forma responsable? Este libro le servirá de guía para establecer contacto con los ángeles y los seres de luz del mundo espiritual, y para llevar a cabo la curación a nivel corporal y espiritual. Le mostrará cómo los ángeles acompañan a las personas a lo largo del proceso curativo, permitiéndoles experimentar las energías sanadoras.

Está indicado para aquellas personas que quieren desarrollar su percepción energética, así como para aquellas que desean ayudarse a sí mismas y a sus más allegados mediante los procesos curativos. Estas páginas también están destinadas a todos aquellos profesionales de la curación que deseen aprender nuevos métodos espirituales de sanación fáciles de aplicar. Por eso, se trata de un libro para la toma de conciencia, la curación y la autocuración.

Por otra parte, también busca proporcionar a los lectores su propio acceso al «poder de Cristo», la luz curativa interior que hay en cada persona. Ofrece ejercicios prácticos para la curación y la auto-curación, así como posibilidades y otros métodos para profesionales de la sanación que deseen avanzar por el camino de los ángeles y del trabajo luminoso.

Hoy en día se le exige más al ser humano que antes. Todos nosotros somos capaces de hacer, ofrecer, construir, desarrollar, planear y conseguir mucho más que las personas de hace siglos e, incluso, décadas. La conciencia de muchos de nosotros está hoy en día tan abierta y desarrollada que casi cualquiera está en disposición de comprometerse consigo mismo, tomar decisiones y asumir su propia responsabilidad.

  • Todas las personas son portadoras de luz divina.
  • Ahora es el momento de redescubrir este hecho.
  • Desde ahí se desarrolla el poder de la confianza elemental.
  • Para ello, podemos abrirnos a las energías curativas del mundo espiritual de luz y a los poderes curativos de los ángeles.

Curar con el poder de los ángeles