× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfermedades de la sangre

¿Puede influir la alimentación?

Escrito por el equipo de Macrolibrarsi.it

Verduras de hojas verdes, Alimentación y salud

Cómo prevenir la irrupción de enfermedades sanguíneas

Partamos del simple presupuesto que la sangre transporta los nutrientes por el interior de nuestro cuerpo y algo que es aún más importante, el oxígeno que le permite a nuestro cuerpo mantenerse en vida. La alimentación, es decir, aquello que introducimos en el interior de nuestro cuerpo representa el combustible que formará la nutrición necesaria. ¿Puede entonces no influenciar sobre la salud de la sangre y sobre las enfermedades relacionadas con ella?

La sangre: naturaleza yin y yang

La sangre está compuesta por una parte líquida, el plasma (para la medicina tradicional china es un elemento yin) y por una parte más sólida formada por células específicas. Según la lógica del yin y el yang, la parte corpuscular de la sangre tiene origen en diversas partes del organismo, dependiendo de la edad de la persona. En el interior del cuerpo cada parte tiene un valor yin o yang: podemos decir que la tendencia va de un estado yin que coincide con el nacimiento y poco a poco se va dirigiendo hacia una tendencia yang. A medida que se va creciendo, la tendencia de formación de la sangre en el interior del organismo se va volviendo cada vez más de naturaleza yang. ¿Qué significa esto, antes que nada? Que los alimentos con características más yin como el azúcar, los dulces, los helados, la bebidas con gas y los cereales refinados obstaculizan el normal flujo sanguíneo. Hay estudios que están buscando confirmaciones en este sentido, también de cara a los recién nacidos: se especula que un consumo excesivo de estos alimentos por parte de la madre cuando el niño está en el vientre, determina una debilidad constitucional en la formación de los cuerpos corpusculares de la sangre del niño.

Enfermedades de la sangre: ¿cuánto cuenta la alimentación?

Si consideramos la alimentación en su totalidad, un exceso de yin de baja calidad (productos refinados, lácteos, azúcar) debilita la estructura sanguínea, más puramente yang y puede determinar en este modo anemias, disminución de las defensas inmunitarias y dificultades en la coagulación de la sangre. El exceso de yin tenderá con el tiempo a obstaculizar las funciones inmunitarias causando problemas de alergias y propiciando el desarrollo de fenómenos de autoinmunidad.

Cómo prevenir las enfermedades de la sangre con la alimentación

Una vez comprobado que la alimentación incide sobre las enfermedades de la sangre, veamos entonces qué alimentos resultan más problemáticos para la salud:

  • azúcar
  • dulces
  • bebidas ricas en azúcares
  • quesos
  • leche
  • carnes grasas y embutidos (en forma levemente menor)

Evitar el consumo de estos alimentos o reducirlo fuertemente ayuda la sangre a realizar sus funciones y la hace más fluida, sin cargarla de pesadas sustancias tóxicas y materiales residuales que inevitablemente se acumulan con el tiempo, si se sigue un estilo de vida equivocado.

En cambio, los alimentos más indicados para evitar el surgimiento de enfermedades relacionadas con la sangre son:

  • verduras de hoja verde consistente como los grelos, el brócoli y las coles
  • pequeñas cantidades de proteínas animales no OGM (contribuyen a la formación de glóbulos rojos y linfocitos)
  • fermentos y encimas presentes en los alimentos fermentados (por ejemplo el miso).
  DESCUBRE NUESTRA SECCIÓN DE LIBROS SOBRE ALIMENTACIÓN Y SALUD >>