× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Emociones y dolores articulares: ¿hay algún nexo?

Escrito por el equipo de Macrolibrarsi.it

dolores articulares

Cuando los dolores articulares hablan de nosotros

A menudo los dolores articulares nos limitan y nos impiden realizar todas aquellas actividades que nos gustaría hacer.

¿Por qué nos sentimos así? ¿Existe un nexo entre aquello que pensamos y los dolores que nuestro cuerpo manifiesta?

Qué son los dolores articulares y cómo surgen

Muchas personas sufren dolores articulares, lo cual no es solo un problema de personas ancianas, puesto que también lo sufren personas pertenecientes a las franjas más jóvenes de edad.

Los dolores articulares pueden aparecer en un punto específico del cuerpo o más generalmente pueden hacerse notar en varias zonas y crear episodios desagradables. La sensación que se experimenta es la de sentirse limitado en los movimientos, de modo que a menudo se renuncia a algunas actividades precisamente por ser conscientes de los dolores que supondrán para las articulaciones. Se trata de inflamaciones en las estructuras articulares, como el tobillo, la rodilla, la cadera, el codo o el hombro.

En la mayoría de los casos, los cartílagos que envuelven y protegen los mayores puntos de intersección de las estructuras óseas empiezan a ceder, a afinarse y a no desarrollar eficazmente la función de protección y lubrificación. En otros casos, en cambio, son los tejidos circundantes a la articulación los que se inflaman y provocan dolor al moverla.

Si razonamos en términos de medicina energética, los dolores articulares se deben a un exceso de toxinas en el hígado y sobre todo a un hipo-funcionamiento (en términos energéticos) del bazo. En consecuencia, los alimentos que contribuyen a crear inflamaciones en los tejidos serán los primeros que deberemos evitar, por lo tanto: nada de leche, lácteos, café, azúcar y dulces.

Dolores articulares y emociones

Si bien por un lado podemos actuar sobre los dolores articulares a nivel físico, evitando alimentos dañinos y ayudándonos con algunos integradores naturales, por otro lado, podemos preguntarnos por qué motivo sufrimos este tipo de dolencia y qué significado puede tener a nivel inconsciente.

Como hemos mencionado anteriormente, desde un punto di vista práctico, una sobrecarga de toxinas no ayuda y el bazo está directamente relacionado, pues, desde el punto de vista de la medicina energética, gobierna y preside las articulaciones.

Desde el punto de vista emotivo, las articulaciones representan aquellos puntos que hacen que el cuerpo sea más elástico y que el movimiento corpóreo sea más fluido, y si empiezan a doler, ¿qué significa? Prevalentemente, que tenemos un modo de pensar que consiste en un recorrido continuo de pensamientos dando vueltas incesantemente en nuestro interior.

Los pensamientos se subsiguen a menudo y en la indecisión o en la falta de claridad (objetivos, voluntad, futuro en general) enviamos una señal a nuestro cuerpo de indecisión, como si volviéramos más pesado el movimiento natural de las situaciones y el fluir de las circunstancias. El movimiento físico pierde fluidez, decisión, certeza.

Los remedios adecuados para los dolores articulares

A nivel físico, integradores naturales a base de extractos de cúrcuma y garra del diablo pueden ayudar a deshinchar la zona interesada.

Desde el punto de vista emotivo, es posible empezar a preguntarse en qué dirección está yendo nuestra vida y si el camino que hemos tomado es el bueno o no. El instinto sabe muy bien cuál es la decisión que debemos tomar, y para escuchar su voz es necesario apagar y meter en stand by el continuo subseguirse de los pensamientos.

 

  DESCUBRE NUESTRA SECCIÓN DE LIBROS SOBRE ARTRITIS, ARTROSIS, OSTEOPOROSIS>>