× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desmontando 3 mitos sobre el yoga

Escrito por Redazione Le Vie del Dharma

clase de yoga

A pesar de que se trata de una fuente de salud y bienestar, el yoga no es inmune al influjo de factores culturales e idiosincrasias de nuestro tiempo.

Como el yoga se ha ido popularizando cada vez más en Occidente, se ha ido colando en el interior de las clases de yoga la difusa mentalidad occidental de «quien no arriesga, no gana», lo que significa que sin esfuerzo ni dolor no se obtienen resultados.

Algunos estilos de yoga se presentan más bien como desafíos que como una invitación a cuidar nuestra salud, nuestra propia transformación y crecimiento personal. Algunos profesores animan a sus estudiantes a esforzarse más, a menudo en condiciones que crean una mayor tensión en lugar de reducirla. Este enfoque es basa en tres difusas leyendas metropolitanas respecto al yoga. Veamos cuáles son estos mitos que hay que desmontar.

Desmontando el mito 1: tiene que hacer calor

A pesar de que la literatura médica cuenta con numerosas demostraciones científicas que demuestran que hacer ejercicio en un ambiente excesivamente caluroso es una fuente de infortunios y de estrés, que no de fuerza, resistencia y apertura, sucede que para la práctica del yoga en occidente se calientan los ambientes mucho más de lo necesario.

¿Cuánto calor tiene que hacer en una habitación donde se practica yoga?

El suficiente para relajarse. Es la relajación del sistema nervioso, no el calor pasivo, lo que lleva a la relajación muscular. Hay que calentar el cuerpo de manera natural a través del ejercicio, por ejemplo, haciendo algunas secuencias del Saludo al Sol (El Saludo al Sol: explicación, posición y beneficios), trabajando la fuerza de nuestro centro (el core), o con secuencias de posiciones de pie, lo cual permite a los músculos soltarse más fácil y profundamente.

Confiar excesivamente en el calor intenso del ambiente puede crear una falsa sensación de flexibilidad, que lleva a esfuerzos excesivos y, potencialmente, al accidente. Además, practicar la respiración lenta y consciente, como en el caso del pranayama ujjayi, calienta de manera natural el cuerpo mientras éste sostiene el esfuerzo de la posición. Por otra parte, hacer yoga en una habitación donde hace mucho calor está sin duda contraindicado para mujeres embarazadas, para aquellos que tengan la tensión alta o baja, así como para los niños.

Desmontando el mito 2: tiene que ser rápido

Muchas lecciones de yoga parecen una carrera. Moverse rápidamente va en perfecta concordancia con el estilo de vida que llevamos y por el cual siempre estamos compitiendo con alguien para ganarle o para ganar algo. Pero ni el yoga ni la vida son una competición ni una carrera. Moviéndonos lentamente en sincronía con el ritmo de la respiración, (y haciendo el esfuerzo de alargar la respiración), nos movemos más conscientemente, involucrando en mayor medida el cuerpo y la mente en lo que estamos haciendo.

Además, un movimiento lento trabaja más en profundidad las fibras musculares, ayudando a construir una fuerza mucho más profunda que la superficial de unos abdominales esculpidos. Y si de verdad estás interesado en sudar y trabajar duro, prueba a moverte más lentamente, sobre todo cuando sea más difícil.

Desmontando el mito 3: tiene que ser cansado

Algunos alumnos de cursos de yoga afirman no estar satisfechos con la práctica del yoga a no ser que acaben prácticamente arrastrándose del cansancio y cubiertos de sudor. El yoga es moverse en un equilibrio sostenible, trabajar para superar los obstáculos de la rigidez y de la debilidad que se interponen a la obtención de un equilibrio mayor y más profundo, el yoga es ejercitar de una manera que permita hacerlo siempre.

Al acabar la Savasana (posición de relajación) al final de una sesión de yoga, no deberías sentirte agotado, sino lleno de energía y preparado para afrontar casi cualquier cosa que venga después, con un sentido de tranquilidad y de clara consciencia.

Artículo de Mark Stephens, apreciado profesor de yoga y formador de profesores, con una gran experiencia y competencia. E

Lee también:

Enseñar yoga: una entrevista con Mark Stephens  

 

  DESCUBRE NUESTRA SECCIÓN DE LIBROS DE YOGA >>  

 

Yoga, un Estilo de Vida Vanesa Lorenzo

Yoga, un Estilo de Vida

Vanesa Lorenzo

5 pasos para el completo bienestar

Planeta Editorial

19,90 €

24,34 $

Añadir al carrito

17,90 € 17,01 €

21,90 $ 20,81 $

Añadir al carrito
Ajustes de Yoga - Mark Stephens

Ajustes de Yoga

Mark Stephens

Filosofía, Principios y Técnicas

Sirio Editorial

36,00 €

44,04 $

Añadir al carrito
La Fuerza del Ashtanga Yoga - Kino MacGregor

La Fuerza del Ashtanga Yoga

Kino MacGregor

El Ashtanga Yoga te dará fuerza, flexibilidad y paz interior

Sirio Editorial

27,00 €

33,03 $

Añadir al carrito

24,00 €

29,36 $

Añadir al carrito