× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo confeccionar saquitos de lavanda

Escrito por Redacción Web Macro

lavanda

Para que vuestra ropa guardada en el armario se mantenga fresca y perfumada podéis utilizar un antiguo remedio realmente eficaz: los saquitos de lavanda.

A continuación veréis cómo hacerlos.

Necesitaréis:

  • flores de lavanda
  • trozos de tela con una amplitud de 8 cm y una largueza de 20 cm
  • pequeños lazos
  • hilo y aguja

Recoger la lavanda

Sería preferible recoger la lavanda en un periodo concreto, es decir, en un día de verano con poca humedad y poco antes de que las flores se cierren.

Recoged unas 14-18 flores con un tallo largo y atadlas bajo las corolas. Después doblad los tallos por encima de las corolas y atadlos con un hilo o un lacito.

Antes de utilizar la lavanda tendréis que secarla atándola en ramitos y colgándola en un lugar cálido y oscuro durante algunos días.

saquitos de lavanda

Crear los saquitos

Para crear los saquitos que deberán contener la lavanda, utilizad pequeños recortes de tela, (preferiblemente de algodón o de lino y de forma rectangular) no más largos de 8 cm y largos unos 20 cm aproximadamente, doblándolos por la mitad y cosiéndolos por los lados.

Doblad por la mitad los trozos de tela con las dos partes derechas de cara, dejando hacia afuera el revés de las telas. Haced coincidir perfectamente los dos bordes y proceded a coser juntos los dos trozos de tejido siguiendo la línea que precedentemente habréis señalado con yeso y habréis embastado.

Si coséis a mano aseguraros de que los puntos estén muy juntos. Con la máquina de coser, en cambio, tendréis que doblar la tela sobre ella misma con las dos partes derechas de cara y proceder con el punto a máquina teniendo cuidado de realizar el cosido a 1 cm del borde del lado abierto.

A este punto solo uno de los lados estará abierto. Llenadlo por esta parte con las flores de lavanda secas i después cerrad la obertura con un lacito: de este modo será simple reutilizar el saquito renovando cada año las flores de lavanda.

Ahora vuestros saquitos perfumados están listos: podéis colocarlos en los cajones, o bien colgarlos en el armario con una percha.