× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Canela: propiedades, recetas y contraindicaciones

Escrito por Giuliana Lomazzi

 

Irresistible por su sabor dulce y a la vez ligeramente picante, la canela posee propiedades que reservan sorpresas interesantes.

Aroma de historia

Si pensamos en una especia imperecedera, esta es seguramente la canela. Originaria de Sri Lanka, era ya usada por los egipcios en el 1600 a. C.

En el siglo I d. C. el estudioso latino Plinio el Viejo anotó con tristeza que una libra (aproximadamente 350 g) de canela costaba 1000 monedas, ¡lo que equivale a decir 5 kg de plata! Por otro lado, los árabes que la llevaban a los mercados occidentales habían dotado de misterio la procedencia de esta especia para mantener alto el precio.

Aun actualmente la canela no es económica: pero vale la pena comprarla porqué para cocinar es más versátil de lo que creemos, y además tiene efectos positivos sobre la salud. No es casualidad que siempre se haya usado como remedio natural para curar varias afecciones.

Comprar canela

Puede parecer la cosa más fácil del mundo, ¡basta con ir al supermercado! Pero atención, en venda se encuentran dos tipos de especia en polvo fácilmente confundibles, ambas denominadas canela. Saberlas distinguir es importante.

Canela de Ceilán o reina. Proviene de Sri Lanka y es la más valiosa. De color avellana claro, tiene un sabor más delicado que la otra. Para estar seguros de aquello que compramos, es mejor escoger siempre productos de comercio justo y biológicos. En fitoterapia se utiliza solo ésta (y es de la que nos ocuparemos).

Canela china o cassia. De color bruno-rosáceo, tiene un sabor más intenso y penetrante; deja un leve picor en la lengua. Se puede utilizar solo para cocinar y en pequeñas dosis. De hecho contiene proporciones variables de cumarina, sustancia que tiene efectos medicinales pero que, acumulándose, puede causar daños hepáticos.

Canela: ¿polvo o bastoncito?

Ambos son útiles. Claramente el polvo se conserva menos, pero bajo esta forma la canela se puede utilizar mejor sobre los alimentos y las bebidas. De hecho se puede añadir a bebidas, tortas, galletas, pudines, smoothies, macedonias y fruta.

Pero también podemos inspirarnos en los platos orientales y añadir la canela a los platos salados. Por ejemplo, es sabrosa con el arroz, deliciosa con el curry y con las hortalizas asadas. No es casualidad que forme parte de los varios mix de especias orientales, como el indio garam masala o el magrebí hanout.

Los bastoncitos son óptimos para la preparación de infusiones y vin brulé; algunos trocitos se pueden añadir también a las salsas para el cuscús o a los currys indios.

Remedio versátil

Tradicionalmente, las funciones principales de la canela son la estimulante y la antiséptica; éstas son particularmente apreciadas en los países cálidos, donde esta especia es muy usada.

Aun así, también se puede utilizar en nuestro país para combatir el dolor de garganta y los resfriados en general: de hecho, la canela es capaz de estimular las defensas inmunitarias.

Su poder antiséptico puede ser aprovechado para la preparación de simples colutorios caseros; bastará con un trocito de canela, un clavo de olor y un puñado de menta para obtener un enjuague que aporta un aliento fresco.

Además de eso, la canela es digestiva y antioxidante. Pero la guinda aún está por llegar. La canela actúa sobre la grasa adiposa (sobre todo la abdominal), haciéndola más fácil de eliminar.

Muchos estudios la indican también como una especia capaz de regular la glicemia. En los enfermos de diabetes de tipo 2 la canela es capaz de mejorar la glucosa hemática y disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol total.

De todos modos, ¡no debemos consumirla desmesuradamente!

Contraindicaciones

En dosis elevadas, la canela causa convulsiones, irritaciones en la mucosa intestinal, alergias; debe evitarse durante el embarazo y durante la lactancia. Aquellos que quieran usar la canela con finalidades curativas deberán consultar con el farmacéutico o herborista.

Receta con canela: Berberé eritreo

• 10 chili cortados (eventualmente sin las semillas)
• ½ cucharada de semillas de alholva
• 5 clavos de olor
• ½ cucharadita de jengibre en polvo
• 1 cm de canela
• 8 gránulos de pimiento
• ½ cucharada de pimienta negra en gránulos
• 30 semillas de cardamomo
• un pizca de ajowan
• aceite de sésamo no refinado

Inicialmente se tostan las especias. Se unge una paella de fondo grueso con poco aceite de sésamo y se pone sobre el fuego. Se añaden los ingredientes en el orden indicado, tostándolos durante unos pocos minutos con cuidado de no quemarlos. Cuando las especias se han templado, molerlas finamente y trasladarlas en uno o más botecitos.

Especias Curativas - Bharat B. Aggarwal

Especias Curativas

Bharat B. Aggarwal, Debora Yost

Propiedades y aplicaciones terapéuticas de las 50 especias más saludables

Gaia Ediciones

24,00 €

28,19 $

Añadir al carrito

12,00 €

14,09 $

Añadir al carrito
-15%
Yogi Tea - Digestion

Yogi Tea - Digestión

Delicioso, dulce, relajante

Yogi Tea

3,63 € 3,09 €

4,26 $ 3,63 $

Añadir al carrito

3,03 €

3,56 $

Añadir al carrito