× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bhoj Kriya

Comer conscientemente para mantener la salud

Le Vie del Dharma

bhoj kriya

El Bhoj Kriya es una práctica de meditación realmente única, transmitida por Yogi Bhajan durante el transcurso de una de sus conferencias en Estados Unidos, el 13 de agosto del 1992.

¿Qué tiene de especial esta meditación? Tiene que ver con una actividad básica, que realizamos todos los días y que desafortunadamente tendemos demasiado a menudo a quitarle importancia y a vivirla distraídamente: comer. Pero también la comida puede ser un momento que podemos vivir con consciencia y presencia, del mismo modo que la práctica del yoga.

Un estilo de vida yóguico, también en la mesa

Este es un kriya muy especial, enseñado por Yogi Bhajan hace aproximadamente veinte años. Practicándolo descubrirás cómo comer conscientemente para crear en ti un estado de buena salud. Para hacerlo necesitarás tener a disposición comida que puedas comer con las manos.

El Bhoj Kriya se divide en varias fases:

  • preparación mental y oración,
  • comer lentamente y conscientemente,  
  • meditación sobre la digestión,
  • comer inconscientemente y la limpieza.

Es un instrumento único y eficaz para elevar la consciencia sobre como comemos. Serán necesarios 50-60 minutos para completarlo. Relajaros y disfrutadlo.

Yogi Bhajan

Yogi Bhajan en la cocina

El Bhoj Kriya: cómo llevarlo a cabo

El yoga proporciona siempre una energía extraordinaria. El yoga tiene muchísimos aspectos. Hoy haremos una cosa simple: se llama Bhoj Kriya. Bhoj significa comida. Kriya significa cómo comerla.

Comes para vivir. No deberías empacharte de comida, porqué la secreción del estómago está encargada por la glándula pituitaria tras la orden de la glándula pineal: cuando llenas rápidamente tu estómago y lo hinchas en un momento causándole un shock, el estómago devuelve este shock a tu cuerpo durante las tres horas sucesivas. Nos referimos a este fenómeno cuando decimos que tenemos el estómago removido. A fin de que la comida tenga un efecto rejuvenecedor y dé al cuerpo la fuerza necesaria para mantenerte joven, debes usar la saliva que tienes en la boca. Si no mezclas la saliva con cada bocado de tu comida, lo que comes se convierte en veneno.

Si pones un poco de disciplina para comer la comida que normalmente engullas en quince minutos, esta comida se convertirá en tu mejor amiga, tu mejor fuerza y lo mejor de ti mismo. Normalmente, cuando comes, tu entero sistema nervioso entra en acción y mueve tu boca y tu lengua. Pero si te limitas a tragar todo, no estás comiendo. Cuando engullas comida que no está bien masticada, esta comida absorbe tu energía y tu vida. No queda nada de ti. Comer lentamente es una de las mejores meditaciones del planeta.

Preparación mental

1. Coje el plato que más te guste. Ponlo delante de ti como si alguien te estuviera sirviendo en el restaurante.

mudra de la oración2. Ahora, por favor, siéntate relajado, une las manos en el mudra de la oración, cierra los ojos y siente que estás a punto de recibir una bendición. Relájate y siéntete vacío y libre de recibir el don de Dios. Si no hay vacío no puede entrar nada. Es para tu nutrición, para tu aceleración, para tu curación, para tu pureza. Hoy, en este momento, es algo maravillosamente espléndido, bendito, beato. Por favor, concéntrate. Inclina la cabeza en señal de plegaria durante un momento.

3. Por favor, abre los ojos y lleva las manos sobre los hombros: la mano derecha sobre el hombro derecho, la mano izquierda sobre el hombro izquierdo – este es un gesto de fuerza. A continuación lleva las manos sobre las rodillas – también este es un gesto de fuerza. Después lleva las manos al corazón, una sobre la otra – este es un gesto de compasión. Después toca tu frente con las palmas de las manos sobre tus ojos.

4. Con las palmas colocadas hacia abajo, lleva las manos sobre tu comida, para bendecirla. Concéntrate, y bendice tu comida. De modo tranquilo y silencioso, crea una relación entre tu alimento y tu espíritu. Dios está en ti – siéntelo, siente el alimento trozo por trozo, tócalo, y pídele que cuando tú seas parte de él y él sea parte de ti haya una unión entre vosotros.

Comer conscientemente

5. Ahora por favor, con las manos, escoge qué comerás. No debes usar ningún cubierto. Debes usar solo tus manos. Cada bocado de comida que metes en tu boca debe ser tocado por tus cinco dedos. El Id – tu, Júpiter, Saturno, el Sol y Mercurio. Por pequeña que pueda ser la porción de comida, ponla en la boca como un beso. Mastícala totalmente, libremente y abiertamente. Tus labios no deben cerrarse. El veinticinco por ciento del bocado debe ser mezclado con la saliva. La saliva es la cosa más nutritiva, curativa y rejuvenecedora. Y está en tu boca. Mastica, no engulles.

6. Ahora siente la comida con la lengua. Si sientes algo duro, sigue masticando. Cuando la comida esté blanda como gelatina, llévala hacia la punta de la lengua: sentirás que es dulce. Si no lo es, sigue masticando. La comida no debería pasar por la garganta ni llegar al estómago antes de ser dulce en la lengua.

7. Muy lentamente, lleva la comida dentro de ti. Después, lava el interior de la boca con la lengua, también entre los dientes, hasta que ya no haya comida. No debe quedar ningún rastro de comida en tu boca. Ahora, en un modo tranquilo y silencioso, siguiendo este proceso, por favor, come. Continua comiendo y continua relacionándote, continua comiendo y sigue hablando con tu comida. Toda tu energía mental debería estar en la comida. Imagina simplemente que estás sentado en el cielo, Dios te está sirviendo y tú te estás nutriendo. Cada vez que añades comida, debes repetir este proceso. Sigue durante treinticinco minutos. No te acabes toda la comida, porqué quiero que observes algunas diferencias, así que deja un poco para más tarde.

Meditación sobre la digestión

8. Une las extremidades de todos los dedos de la mano con la que has tocado la comida y, teniéndolas unidas, llévalas a tocar la palma de la otra mano, de la cual cerrarás el puño sobre los dedos unidos. Siente. Medita. Esta es la curación a través de tu misma comida. Tu mano ha tocado la esencia de la comida. Concéntrate. Continua durante 3 minutos. Ahora ves siempre más profundamente, y digiere tu comida. Transfórmala en néctar. Existe un dicho: “Si no puedes bendecir tu comida y ser su amigo/a, no tienes ninguna relación con la misma vida.” Tienes dos minutos para sentirte ligero. Tu comida debe ser siempre digerida por la voluntad de tu mente. Continúa durante 4 minutos.

Comer inconscientemente

9. Ahora, por favor, abre los ojos y mira la comida que te queda. Cómela siguiendo el viejo modo animal, engúllela. Es lo que debes hacer ahora. ¡Conviértete en un animal y engúllela! Rápidamente, sin masticar, trágala. Cógela y métela dentro. Venga, acábatela, de modo que tu cuerpo cree una resistencia a este modo animal de comer. Existe un modo animal de comer y existe un modo humano de comer. También existe un modo angélico de comer. El modo angélico se llama sattvic bhoj. Continúa durante 4 minutos.

Limpieza

10. Ahora debes levantarte. Ve a lavarte las manos, la cara, los ojos, los lóbulos de las orejas, la zona de las cejas y la nuca. Coge el agua y espárcela por tu rostro.

Tu poder está en tu mente. Tu cuerpo es solo un vehículo. No estás comiendo comida, estás comiendo para tu salud, tu vitalidad, tu energía y prosperidad, tu “fateh” – tu poder de victoria. La comida que comes es Dios mismo. Si lo practicas correctamente el Bhoj Kriya te proporciona salud, potencia mental, solidez física y te hace absolutamente bello y santo espiritualmente.

Comiendo así cada día estarás delgado. No deberás ponerte a dieta. Puedes comer así una buena comida al día, dedicándole una hora. Comiendo cualquier cosa – incluso las piedras – estarás sanísimo. Tu vida será larga y tu poder será grande, si sientes el gusto de cada bocado de la comida que comes.

©1992 The Teachings of Yogi Bhajan [Publicado en Aquarian Times,Verano del 2004]