× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aceite esencial de lavanda

Escrito por Margherita Gradassi

aceite esencial de lavanda

¡Mil beneficios en una única gota! El aceite esencial de lavanda tiene diversos beneficios para la salud. Entre ellos encontramos la capacidad de rebajar la tensión nerviosa, aliviar el dolor, desinfectar el cuero cabelludo y la piel, mejorar la circulación sanguínea y tratar los problemas respiratorios. El aceite de lavanda se extrae de las flores de la planta de la lavanda, principalmente a través de la destilación a vapor.

Las flores de lavanda suelen ser muy aromáticas por naturaleza y se han utilizado para elaborar popurrís durante siglos. Tradicionalmente el aceite esencial de lavanda se ha utilizado también para la fabricación de perfumes.

El aceite es muy útil en aromaterapia y muchas preparaciones aromáticas y combinaciones están realizadas con él, de hecho se mezcla bien con muchos otros aceites esenciales entre los cuales están el cedro, el pino, la salvia sclarea, el geranio, y la nuez moscada.

Los diferentes beneficios para la salud que proporciona el aceite esencial de lavanda son los siguientes:

Antimosquitos

El olor del aceite esencial de lavanda funciona como repelente para muchos tipos de insectos, como mosquitos y polillas. Aplicar unas cuantas gotas de aceite esencial de lavanda sobre la piel nos ayudará a mantener alejados a estos molestos insectos. Además, si resulta que uno de ellos ya os ha picado, el aceite esencial de lavanda tiene propiedades anti-inflamatorias capaces de reducir la irritación y el dolor asociado a estas picaduras.

Sueño

El aceite esencial de lavanda induce y mejora el sueño, de hecho es un perfecto remedio alternativo contra el insomnio. Varios estudios realizados sobre pacientes ancianos han demostrado que el uso de algunas gotas de éste A.E. sobre el cojín consigue un aumento de la regularidad del sueño. Efectúa un impacto tan relajante sobre las personas que a menudo puede llegar a sustituir los fármacos alopáticos.

Beneficios para la piel

Según los dermatólogos y los aromaterapeutas, el aceite esencial de lavanda es uno de los aceites más beneficiosos para el tratamiento del acné, que es una condición muy incómoda y vergonzante que afecta principalmente a los jóvenes mientras atraviesan la etapa de la pubertad, aunque puede afectar también a los adultos. Este mágico aceite inhibe las bacterias que causan la infección inicial, ayuda a regular algunas de las secreciones de grasa producidas por las hormonas, además puede reducir las señales y las cicatrices en el momento en que el acné ha empezado a desaparecer. Se usa también para el tratamiento de otras afecciones de la piel como las arrugas, la psoriasis y otras condiciones inflamatorias. Se utiliza comúnmente para acelerar el proceso de curación de heridas, cortes, quemaduras, porqué mejora la formación de tejido cicatricial.

Alivio del dolor

El aceite esencial de lavanda es conocido como un óptimo remedio para varios tipos de dolores, incluidos aquellos causados por los músculos doloridos y tensos, los dolores musculares, reumatismos, distorsiones, dolor de espalda y lumbalgia. Un masaje regular con aceite de lavanda puede también proporcionar un alivio del dolor en las articulaciones. Un estudio realizado sobre la reducción del dolor post-operatorio ha demostrado que la aplicación de aceite esencial de lavanda reduce significativamente el nivel de dolor experimentado, respecto a aquellos pacientes en los que no se ha utilizado.

Patologías respiratorias

El aceite de lavanda también se utiliza para tratar varios problemas respiratorios, entre los cuales encontramos las infecciones de garganta, la gripe, la tos, el resfriado, el asma, la congestión nasal, la bronquitis, la tosferina, la laringitis y la tonsilitis. El aceite se utiliza en forma de vapor (vahos) o aplicado directamente sobre la piel del cuello, el pecho y la espalda. Se puede añadir también a muchos vaporizadores e inhaladores que se utilizan comúnmente para el resfriado y la tos. La naturaleza estimuladora de este aceite puede también deshacer el catarro y aliviar la congestión asociada a las condiciones respiratorias, acelerando el proceso de recuperación y ayudando al cuerpo a eliminar el catarro de forma natural. El vapor de aceite esencial de lavanda tiene también cualidades antibacterianas capaces de combatir las infecciones de las vías respiratorias.

Cuidado del cabello

El aceite esencial de lavanda es óptimo de cara al cuidado del cabello, pues ha demostrado ser muy eficaz contra los piojos. Además puede ser muy útil en el tratamiento de la pérdida del cabello, particularmente para aquellos pacientes que sufren alopecia, una enfermedad autoinmune en la cual el cuerpo rechaza precisamente los folículos pilíferos. Un estudio ha demostrado que más del 40% de los pacientes con alopecia han experimentado un aumento del crecimiento del cabello masajeando regularmente el cuero cabelludo con aceite esencial de lavanda. Por eso el aceite de lavanda se recomienda en algunos casos como medida preventiva para la calvicie masculina.

Circulación de la sangre

El aceite de lavanda es óptimo también para mejorar la circulación de la sangre en el cuerpo. Rebaja también la presión sanguínea, motivo por el cual a menudo se utiliza en casos de hipertensión. De este modo, no solo los órganos aumentan su nivel de oxigenación, promoviendo la fuerza muscular y la salud, sino que además la actividad cerebral puede experimentar un empuje notable, la piel se vuelve más luminosa, y el cuerpo queda más protegido contra el riesgo de infarto y arteriosclerosis, que a menudo se asocian a una mala circulación. Además, en el caso de pacientes diabéticos, la aplicación o la inhalación de aceite esencial de lavanda puede prevenir algunos de los graves riesgos de una mala circulación, que pueden acarrear peligrosas complicaciones, incluso fatales.

Digestión

El aceite de lavanda es útil para la digestión, ya que aumenta la movilidad de los alimentos en el interior del intestino. Estimula también la producción de los jugos gástricos y biliares, previniendo así indigestiones, dolores de estómago, cólicos, flatulencias, vómitos y diarrea.

Inmunidad

El uso regular del aceite esencial de lavanda proporciona resistencia a una gran variedad de enfermedades. Es bien sabido que la lavanda tiene propiedades antibacterianas y antivirales, cualidades que la hacen perfecta de cara a la defensa del cuerpo contra las enfermedades poco frecuentes como la tuberculosis, el tifus o la difteria.

Contraindicaciones

Así como sucede con muchos otros aceites esenciales, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia deberían evitar el uso de aceite esencial de lavanda. Se recomienda además que los pacientes con diabetes sean cautos en el uso del aceite de lavanda.

Además, este aceite puede causar también reacciones alérgicas a aquellas personas con una piel particularmente sensible. Ciertas personas pueden experimentar también náuseas, vómito y dolor de cabeza, a causa del uso de un aceite no adecuado. Algo quizás aún más importante, el aceite de lavanda no debe ser nunca ingerido, sino solo aplicado localmente o inhalado a través de medios de aromaterapia o similares. Su ingestión puede causar graves complicaciones de salud, como la visión ofuscada, dificultades respiratorias, ardor en los ojos, vómito y diarrea.

Por lo tanto, aunque sepáis que el aceite de lavanda es un remedio maravilloso, ¡no lo añadáis a vuestro plato!

8,95 € 7,61 €

10,20 $ 8,67 $

Añadir al carrito