× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

10 ideas para introducir la cebada en tus platos

Escrito por Emanuela Burzi para ViverSano.net

cebada

 

La cebada, cereal rico en múltiples beneficios, es una protagonista de la alimentación en todo el mundo. Su gusto agradable y neutro la hace muy versátil, pero si os faltan ideas os mostraremos varias propuestas para utilizarla en la cocina.

Nuestro país es uno de los mayores productores del que es uno de los cereales más antiguos del mundo, la cebada. Perteneciente a la familia de las Gramináceas, debemos recordar que es un alimento que contiene gluten, por lo cual no es apto para personas celíacas.

Además de aportar una elevada dosis de minerales y aminoácidos esenciales, contiene una gran cantidad de vitaminas del grupo B y fibras. También resulta útil para combatir el colesterol y favorecer la buena salud de nuestro cerebro. Gracias a su capacidad de ralentizar la absorción de los azúcares en la sangre, es un alimento que pueden tomar las personas que tienen diabetes.

Todas estas ventajas, unidas a su versatilidad, representan una verdadera invitación a introducir este ingrediente a nuestra alimentación. Veamos juntos algunas ideas sobre cómo hacer que la cebada forme parte de nuestra cotidianidad culinaria.

1. Receta a base de cebada

Antes de empezar a mostraros los mejores usos de la cebada, querríamos especificar como debe prepararse cada tipo de cebada. Sea del tipo que sea, tened en cuenta que el primer paso antes de la cocción es siempre lavar la cebada.

La cebada integral, mucho menos conocida, debe dejarse en remojo durante un día entero y se debe cocer durante más de una hora; la cebada pelada, debe dejarse en remojo durante algunas horas y se debe cocer en agua hirviendo durante aproximadamente 40-45 minutos; finalmente, la cebada perlada no necesita remojo previo y su tiempo de cocción es de aproximadamente 20-30 minutos.

2. Sopas a base de cebada

En un frío día invernal no hay nada mejor que tomar una caliente sopita de cebada o, por qué no, de cereales mixtos (y mezclados, por ejemplo el farro, la avena y el grano sarraceno). Tanto como si se trata de calabaza, que de patatas o de legumbres como las lentejas, los guisantes y las judías, la cebada se combina perfectamente con cualquier ingrediente del mundo vegetal.

3. Ensalada fría con cebada

La cebada es perfecta también para la elaboración de ensaladas frías, ideales en verano o como comida rápida para llevar. Dejad ir vuestra imaginación usando todas aquellas verduras y legumbres que os gusten, como los guisantes, las zanahorias, los calabacines, el maíz... Si no estáis siguiendo un régimen dietético en particular podéis añadir también huevos duros y atún, obteniendo así un plato más que completo.

4. Cebada como relleno para hortalizas

Otra posibilidad es usar la cebada como sustituto del arroz para la realización de deliciosos rellenos para pimientos, tomates, berenjena, berza y calabacines. Respecto al arroz, la cebada quedará más crujiente y os dará la posibilidad además de variar un poco la receta sin hacer un grande esfuerzo.

5. Albóndigas vegetales con cebada

Si os encantan las albóndigas vegetales debéis saber que la cebada es ideal también para la elaboración de este plato, que además puede ser una manera deliciosa para hacer que vuestros niños coman verduras. Llevarlo a cabo es muy simple: se empieza cociendo la cebada y las verduras y/o legumbres, y se mezcla todo, después se enriquecerá con aromas y especias. Llegados a este punto se pueden añadir algunos huevos, para ligar todo mejor, formando así las albóndigas, que deberán empanarse con pan rallado y se colocarán en el horno.

6. Harina de cebada para el pan

De la cebada pelada molida se obtiene una harina útil para muchas recetas tanto dulces como saladas. Ideal para panificar, ya que mejora notablemente el gusto y el aroma del pan. Os recordamos que, para que quede bien, se debe añadir con una relación de 1 a 3 respecto al trigo, de no ser así la pasta tiende a desfragmentarse.

7. Harina de cebada en los dulces

Siendo tendencialmente dulce, la harina de cebada es apta también para recetas dulces. Ideal sobre todo para hacer tartas y galletas, ya que perfecciona su textura crujiente y rústica. Asociar harinas del mismo tipo, como la harina de avena, de espelta o harina integral... ¡puede ser una óptima idea!

8. Crema de cebada

Al ser la cebada altamente nutritiva, os aconsejamos preparar una crema de cebada para vuestros niños a base de harina de cebada biológica. La harina de cebada debe mezclarse primero con agua para ponerse después a calentar, hasta que se consiga la consistencia deseada. La harina puede utilizarse también para espesar sopas y potajes.

9. Bebida a base de cebada

Como alternativa al café, el café de cebada es una bebida sin cafeína que deriva de la cebada tostada. Puede prepararse como el café, en su máquina específica, o bien puesta en infusión en el agua hirviendo. Ideal para beber por la mañana o degustar después de las comidas, como sustituto del café.

10. Barritas de cebada

Da mucha satisfacción recrear en casa productos industriales con ingredientes genuinos. Con la cebada hinchada podréis preparar las famosas barritas energéticas, un snack sano y goloso. Para hacerlo bastará con mezclar en un recipiente: la cebada hinchada, semillas oleosas y fruta seca (cortada en trozos grandes), harina de coco, copos de avena y finalmente malta de cebada. Con la ayuda de una cuchara formad barritas y posicionadlas sobre una placa revestida con papel de horno, calentad durante 10 minutos aproximadamente a 180 grados.

Seguramente, entre todas estas ideas encontraréis alguna que entrará en vuestros gustos, ¡en este caso solo os queda experimentar!

 

7,30 €

8,44 $

Momentáneamente no disponible

¿Quieres saber más?