× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

10 ideas para usar la algarroba en la cocina

Escrito por Emanuela Burzi, Redacción ViverSano.net

algarroba
 

La algarroba, cada vez más apreciada por los seguidores de una alimentación sana, puede ser un válido aliado para aquellos amantes del cacao que, por motivos varios, deben eliminarlo de su dieta. Existen diferentes usos posibles para este alimento, más adelante veremos algunos.

Fruto de la planta del algarrobo y perteneciente a la familia de las Cesalpináceas, la algarroba, de una coloración marrón, tiene una forma similar a una vaina de judías con semillas al interior. Es un alimento muy valioso desde el punto de vista nutricional, ya que posee sustancias nutritivas importantes como fibras, antioxidantes, sales minerales y vitaminas.

Además, es ideal para aquellos que siguen una dieta adelgazante, gracias a su elevado poder saciante, para quien sufre problemas de colitis, ya que tiene la capacidad de mejorar la flora intestinal y, además, combate el colesterol.

Antes de proceder a ilustraros las varias alternativas con las cuales podéis usar este ingrediente particular, querríamos explicar que además de encontrarla en forma de vaina es posible encontrar en el mercado la algarroba en polvo. La harina de algarroba, fina y de un color cacao claro, es muy dulce y no contiene gluten.

A este punto solo nos queda proponeros algunas buenas ideas para cocinar la algarroba, esperando que os puedan ser útiles.

  1. Snack a base de algarroba. Si buscáis un snack sabroso y dietético solo tenéis que probar las vainas de algarroba al horno. ¿Cómo podéis prepararlas? Solo tenéis que abasteceros de algarrobas frescas (el periodo ideal es hacia el final del verano) poner en el horno las vainas de algarroba a 120 grados durante unos diez minutos, o más si las vainas son más carnosas, y degustarlas como merienda. Las semillas que se encuentran en las vainas no se comen ya que resultan excesivamente duras, pero a continuación os mostraremos que uso le podéis dar.
  2. Licor de algarroba. Un producto a base de algarroba muy famoso en algunos países como España es el licor. Si queréis prepararlo en casa, poned en infusión las algarrobas, cortadas en trocitos, dentro del alcohol. Dejadlo macerar todo durante aproximadamente un mes, mezclando de vez en cuando. Finalmente, preparad el jarabe a base de agua y azúcar, añadidlo al alcohol, mezclad y filtrad. Este licor a base de algarroba es óptimo para servir después de las comidas como digestivo.
  3. Harina de algarroba hecha en casa. En el mercado podéis encontrar muchas empresas que producen harina de algarroba biológica. Pero si tenéis la posibilidad de poder recoger algarrobas bio y poseéis un buen robot de cocina también podéis prepararla en casa. Será necesario secar las vainas o bien tostarlas ligeramente en el horno, eliminar las semillas, y con un robot de cocina triturar finamente la pulpa, que se deberá conservar en un recipiente de cristal en el frigorífico.
  4. Sustituto del cacao. La harina de pulpa de algarroba resulta una válida alternativa al cacao y no contiene cafeína. Todos aquellos que tienen problemas e intolerancias con este ingrediente pueden sustituirlo tranquilamente con la harina de algarroba, teniendo presente que ésta última tiene un sabor más dulce que el cacao. También en la industria, parte de los subrogados del chocolate se obtienen precisamente de la algarroba. Así pues, podéis usarla para cualquier tipo de preparación que incluya el uso del cacao.
  5. Harina de semillas de algarroba como espesante. A diferencia de la harina de pulpa de algarroba, la harina de semillas se utiliza como espesante en recetas para hacer salsas, sopas, helados y cremas o como aditivo a nivel industrial (por ejemplo en los caramelos). El tanto por ciento que debéis tomar es de aproximadamente el 0,5-1%, se mezcla con todos los ingredientes y a continuación se lleva la preparación a una temperatura de al menos 80 grados durante un par de minutos. Una vez enfriada podréis notar que el plato ha asumido la consistencia deseada.
  6. Pasta hecha en casa con harina de algarroba. Para hacer que vuestra pasta casera sea aún más aromática y colorida, añadid un poco de harina de algarroba con una dosis de 1 hectogramo por 400 gramos de harina de grano duro. Gracias a su sabor delicado, podréis acompañar la pasta con sabores fuertes como el pesto o una salsita de setas.
  7. Crema para untar a la algarroba. Para los más golosos, aquí tenéis una receta que no os podéis perder. Si amáis las cremas para untar, podéis preparar una en casa a base de harina de algarroba. Con un robot de cocina, triturad avellanas tostadas hasta hacer una crema, añadid 1 o 2 cucharadas de harina de algarroba, un poco de dulcificante (según vuestro gusto) y un poco de aceite de arroz hasta obtener la consistencia deseada. El resultado será una crema golosa, sana y energética ideal para saborear con un poco de pan por la mañana.
  8. Para dar sabor a tus dulces. Si os gusta el sabor de la harina de algarroba podéis usarla para enriquecer cualquier tipo de preparación dulce: tortas, pasteles, muffin, crepes e galletas. La única advertencia: cuando se utiliza, a causa de su sabor dulce, se aconseja limitar el uso de dulcificantes. Casa perfectamente con todo aquello que van bien con el cacao, como por ejemplo las peras, la canela, la fruta seca y las naranjas.
  9. Pan de algarroba. Añadiendo un par de cucharadas de harina de algarroba a vuestra pasta de pan aportaréis un mayor aroma y sabor. Considerad que es un ingrediente sin gluten, y por lo tanto va bien mezclada con otras harinas gluten free.
  10. Harina de algarroba como dulcificante. Siendo la algarroba rica en azúcares, es posible usar la harina para dulcificar preparados como el yogur o los extractos. De hecho, los antiguos egipcios ya la usaban con esta finalidad.

A pesar de sus innumerables propiedades y los usos diversos a los que se puede destinar, la algarroba es un alimento que con el tiempo ha ido perdiendo importancia. Últimamente, en cambio, la harina de algarroba está difundiéndose cada vez más entre los entusiastas de una alimentación conscientemente sana.

-5%
Algarroba en Polvo

Algarroba en Polvo

De agricultura biológica

La Finestra Sul Cielo

2,39 € 2,27 €

2,74 $ 2,60 $

Momentáneamente no disponible

¿Quieres saber más?