× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

¿Qué sucede detrás de las sólidas puertas de un monasterio? ¿Cómo discurre la jornada de un monje? ¿Qué significa vivir en comunidad? ¿Es obligatorio el silencio? ¿Cómo se vive cotidianamente el celibato y la pobreza?

Éstas son las preguntas que responde, de manera muy directa y sin ambages, el prior del monasterio benedictino de Ligugé (Francia). Con amenidad, el padre J.-P. Longeat nos describe el desarrollo de la jornada de los monjes, poniendo de relieve el sentido esencial del monasticismo: una vida consagrada a la búsqueda de Dios.

Veinticuatro horas de la vida de un monje
ofrece una verdadera visita guiada al interior de un monasterio, mostrándonos el desarrollo de las comidas, los trabajos manuales, los cantos, las relaciones con los demás, las pasiones y las tentaciones, y poniendo de relieve los elementos característicos de la vocación monástica.

A lo largo del libro, el padre Longeat nos muestra el arte de vivir en la contemplación y la serenidad, tal y como está expuesto en las reglas que gobiernan tanto la jornada como la existencia entera de los monjes; una sabiduría que deja en los lectores profundas huellas de misticismo y humanidad.