× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Para la mayoría de los hombres y de las mujeres que se preparan para ser padres y madres, la constitución de su hijo, su carácter, sus facultades, sus cualidades, sus defectos, dependen del azar... o de la voluntad de Dios, de quien no tienen una idea muy precisa.

Cómo han oído hablar de las leyes hereditarias, suponen que este hijo se parecerá físicamente y moralmente a sus padres, a sus abuelos, a un tío o a una tía.

Pero no piensan que está en sus manos el favorecer o impedir este parecido, y de una forma general, contribuir al buen desarrollo de su hijo, tanto en el plano físico como en el psíquico o espiritual. Pues bien, es ahí donde se equivocan.

Los padres pueden influir favorablemente sobre el hijo que va a encarnarse en su familia.

Indice de materias

  • 1. Enseñar a los padres primero
  • 2. Una educación que comienza antes del nacimiento
  • 3. Un plan para el futuro de la humanidad
  • 4. ¡Ocupaos de vuestros hijos!
  • 5. Una nueva comprensión del amor maternal
  • 6. La palabra mágica
  • 7. No dejar nunca a un niño inactivo
  • 8. Preparar a los niños para su futura vida de adultos
  • 9. Preservad en el niño el sentido de lo maravilloso
  • 10. Un amor sin debilidad
  • 11. Educación e instrucción