× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Cuando Juan XXIII anunció su decisión de convocar un concilio ecuménico, algunos cardenales preguntaron por el motivo, dado el ajetreo y riesgo que eso suponía para la Iglesia. Dicen que el pontífice se levantó de la silla, se dirigió a una ventana próxima, la abrió de par en par y, mientras el fuerte viento del exterior penetraba en la habitación, respondió: «Para que entre aire nuevo en la Iglesia». Si el Papa Bueno abrió las ventanas de la institución, Francisco está abriendo sus puertas de par en par con una hoja de ruta muy clara: hacer realidad el espíritu del Concilio Vaticano II, es decir, lograr la corresponsabilidad en una Iglesia humilde, servidora, sencilla y samaritana. Esta obra colectiva, compilada por José Manuel Vidal y Jesús Bastante, recorre la «hoja de ruta conciliar» del papa Francisco. Todos los autores, expertos de primera fila, vivieron el concilio en primera persona y ayudaron de forma decisiva a aplicarlo en España. Cinco décadas más tarde, vuelven sobre el evento y analizan lo que fue, lo que es y lo que puede seguir siendo en la Iglesia.