× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Tanto en los tiempos de crisis como en los momentos más sencillos de la existencia cotidiana, siempre es posible "atraversar" todas las barreras que nos separan de nuestro yo interior.

¿Cómo pasamos de una vida de limitaciones a la libertad? ¿Qué travesía puede conducirnos a esta otra orilla de la existencia? ¿Acaso existe un acto simple, accesible a todos, que permita a nuestra especie no quedar paralizada por sus fatalidades? En nuestra civilización occidental el pensamiento ha suplantado lo vivido hasta el punto de que muchas personas sinceras confunden el hecho de “comprender algo con la cabeza” con “vivirlo en sus propias carnes”.

Travesía = Mediante el sesgo de la atención benevolente y responsable sobre lo sentido, se inicia “un descenso” a nuestro interior. Allí somos libres y autónomos. El mundo continúa dando vueltas a nuestro alrededor a su manera, los otros siguen diciendo lo que quieren, haciendo lo que piensan que deben hacer y, allí sentados en su centro, estamos en Paz.