× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Se trata de la incapacidad total o parcial para conciliar el sueño habitual, considerándose como tal cuando no se concilia el sueño al acostarse o cuando hay uno o varios despertares por la noche. Generada la alteración por numerosas causas, no siempre es fácil lograr un remedio que sea curativo, por lo que en la mayoría de los casos el médico se limita a recetar un fármaco paliativo que permite, al menos, descansar al enfermo. Entre las causas más frecuentes están las de origen emocional, seguidas por las de agotamiento, envejecimiento, por enfermedades, medicamentos o drogas, alergias, carencia de intimidad, ruidos o luces, temor a la oscuridad, o ambientes sofocantes o fríos. También hay insomnios rebeldes a causa del café, coca-cola, té, chocolate o batidos con cacao. Al menos un 15% de la población mundial padece insomnio habitualmente y aunque un gran porcentaje toma medicamentos para dormir, no siempre consiguen mejorar la calidad del sueño y sufren adicción a los medicamentos rápidamente. Los productos naturales no crean dependencia y actúan sobre las causas.