× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La otitis suele desencadenarse por una infección bacteriana o vírica que se desarrolla en la parte externa o media del oído, pudiendo ir desde la forma aguda, a la supurada o crónica, empleándose este último término para aquellos casos en los cuales existe una perforación de la membrana timpánica.

Es muy frecuente en niños entre los 3 meses y los tres años, habitualmente por la migración de bacterias desde la rinofaringe al oído medio.

Las otitis crónicas se deben a traumatismos, sonidos fuertes o fenómenos de descompresión.

La sintomatología es muy dolorosa y persistente, agudizándose con fiebre, náuseas, vómitos y diarreas. Si se declara perforación hay se­creción purulenta. La medicina natural, como es razonable, aporta no pocas alternativas para su curación.