× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La gastritis, de tan frecuente que es, normalmente casi no es tenida en cuenta, pues quien la padece atribuye sus síntomas a causas reconocibles, como una comida copiosa, beber alcohol en demasía o comer muy deprisa.

También, y con la misma rapidez diagnóstica, lo atribuye a "los nervios”, a ese estrés que no le abandona.

Las noches de juerga, comer comida basura o alimentarse con fritos, también son causas reconocibles y justificables.

Pero detrás de estos síntomas también puede haber una enfermedad real, no siempre fácil de curar, que necesita atención médica y un tratamiento eficaz, tal y como en este libro se les detalla.