× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Conviene desterrar la idea tan difundida de que el progreso espiritual podría depender exclusivamente de la meditación. La Tradición rosacruz reconoce por completo esta dualidad del desarrollo, gracias a la cual el neófito se prepara para recibir la Iniciación Cósmica y para convertirse en discípulo del Maestro.

En este libro el autor no pretende la meditación sobre el ser, sino la utilización del ser, poniendo de relieve los principios fundamentales y el método esotérico empleados por el Maestro durante la preparación del discípulo, que debe aprender a vivir la vida diaria, según su propia ley, en el mundo cotidiano.