× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

“Nunca sabes, al comenzar un nuevo día, que es ese, precisamente ese, el que cambiará las cosas para siempre. Un día como cualquier otro, o incluso, mejor que cualquier otro”.

Atrapado en estas primeras frases no querrás parar de leer. En lo mejor de la vida… un diagnóstico inesperado… una lucha… algo que todos quisiéramos aprender… la mayor de las conquistas… ¿Me acompañarás hasta aquí?

Desearía alargar cada instante ahora que siento cómo la arena de mi reloj continúa cayendo. Y por vez primera comprendo que, quizá, ya no queda tanta por caer.

Cada segundo es ahora un granito valioso al compás del tic tac del tiempo. ¿Quién pudiera detenerlo?

«Todo está bien, confía, no hay nada más que puedas o debas hacer, solo flota, déjate llevar. Adónde el río lleva, sea donde sea, sumérgete en él, disfruta del viaje inevitable», resuena en mí como un mantra.