× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Todos sabemos que no podemos forzar el proceso del envejecimiento, dado que nadie puede vivir por encima de sus posibilidades genéticas, pero sí podemos aprovecharlo en toda su plenitud.

La madre naturaleza ha dejado de proporcionarnos los nutrientes necesarios para ello debido a la desnaturalización del mundo (contaminación, modificación genética, maduración artificial, transgénicos, etc).

Y es que no ganamos para sustos. Los venenos, buenísimos para el paladar, pero malísimos para la salud, abundan en nuestras dietas. Por ello debemos emprender una urgente búsqueda de aquellos alimentos que tenemos que evitar, e incluir los que son beneficiosos para nuestra salud, así como también tenemos que saber cómo cocinarlos y cómo comerlos.

En este libro encontarás consejos sobre alimentación, complementos alimenticios, meditación y demás, junto al relato de la experiencia personal del autor, todo esto aliñado con un toque de humor.

¡Descubre la receta del elixir de la eterna juventud de la mano de Fernando Sánchez Dragó!

Fernando Sánchez Dragó cumple 80 años en octubre de este año 2016. En este libro nos explica cómo ha alcanzado, genéticamente aparte, dicha edad con el mismo ímpetu que tenía en su juventud.

En él nos explica cómo reducir, ralentizar o incluso evitar todas o algunas de las fases del proceso de envejecimiento y nos desvela los secretos  para vivir muchos años y estar siempre en plena forma física y psíquica.

Todos queremos vivir muchos años y, además, disfrutarlos en el mejor de los estados posibles. Fernando Sánchez Dragó, paradigma de esa vejez llena de vitalidad que todos desearíamos, y en una envidiable forma física y psíquica, comparte con nosotros el secreto de su eterna juventud

Para su autor, esto no es una utopía tan inalcanzable. No se trata de dar esquinazo a la muerte, eso es inevitable, sino de retrasarla y acabar muriendo joven por muchos años que se tengan. Porque, para Fernando Sánchez Dragó, juventud es salud y salud es juventud. La una no existe sin la otra y lo que pretende en su vida es conservar ambas.