× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

En El septimo sentido, el famoso biólogo Rupert Sheldrake explora las complejidades de la mente humana y asegura que nuestras capacidades de percepción van mucho más allá de lo que podamos imaginar. Para explicar nuestra conexión con el mundo exterior el autor, teórico de los campos mórficos, sugiere que nuestra mente no esta limitada al cerebro sino que emite prolongaciones que entran en contacto con lo que nos rodea, seres y objetos. Esta mente extendida nos permite entender fenómenos hasta ahora misteriosos como la telepatia o la premonición y comprender que no son paranormales sino que forman parte de nuestras habilidades humanas naturales.

Combinando la tradición de la experimentación pragmática con la voluntad de no conformarse con las respuestas convencionales a estos fenómenos, Rupert Sheldrake abre nuevas vías a la exploración de lo más profundo de nuestra naturaleza.

Basado en investigaciones rigurosas, este libro pionero nos indica nuevas maneras de considerarnos y considerar las relaciones con nuestros semejantes, los animales y el mundo alrededor.

Las señales descansan olvidadas a nuestro alrededor. Durante generaciones, los prejuicios arraigados en el pensamiento de filósofos de los siglos XVII y XVIII han inhibido la investigación y la exploración. Como consecuencia, todavía tenemos mucho que descubrir sobre la naturaleza biológica de humanos y animales.

Vuestros comentarios

¿Te gustó este libro?   Escribe tu comentario

  • Escrito por:
  • 19 de Octubre de 2018
  • Comprado en El Jardín del Libro
Interesante la perspectiva científica de este autor, que explica fenómenos no estudiados por la ciencia convencional como la telepatía, la premonición y otros fenómenos paranormales como parte de la complejidad de la mente humana. Destaca la idea de que el cerebro no es más que un receptor de dichos fenómenos, los cuales existen más allá de nuestra mente. Da lugar al concepto de un universo lleno de interrelaciones donde lo que no vemos con nuestros ojos físicos no quiere decir que no exista o que no pueda ser demostrada su existencia, aunque para ello haya que abrirse a nuevos parámetros y paradigmas.

Da tu opinión acerca de este comentario