× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Del mismo modo que cada uno de nosotros tiene una huella dactilar única, también cada persona posee una forma personal y exclusiva de sentir y reaccionar a cuanto le ocurre, un perfil emocional individualizado que forma parte de lo que somos y nos diferencia de los demás. Un perfil constituido por el modo en que nos enfrentamos a la adversidad, la actitud frente a la que encaramos la vida, la intuición social, la autoconciencia, la sensibilidad al contexto y la atención hacia lo que realizamos. Un perfi l que nos hace quienes somos.

Cuando sufres un revés, ¿eres capaz de superarlo con naturalidad? Si las cosas no salen como quieres, ¿mantienes pese a ello la energía y el optimismo? ¿Sabes interpretar el lenguaje no verbal de las personas que te rodean? ¿Eres consciente de por qué actúas de la manera en que lo haces en cada momento? ¿Te comportas en general como se espera que lo hagas? ¿Te concentras con facilidad o te resulta difícil mantener la atención? En la respuesta a esas preguntas están los ingredientes del perfi l emocional de nuestro cerebro.