× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La vía iniciática o del conocimiento es una vía activa que reconoce que la naturaleza del Ser habita también en nosotros. En términos vedanta se corresponde con la paravidya (el conocimiento supremo).

Parménides, que recibió la iniciación directamente de la Diosa Díke, nos indica únicamente una Vía a recorrer, un Camino cuyo conocimiento ha de resolverse en un estado conciencial específico.

Tal visión sagrada puede ser revolucionaria en una cultura que, en esta época oscura, se caracteriza por un tenebroso empobrecimiento espiritual, ético, cultural, y político.

Parménides es considerado como el "faro" que iluminó a Platón, al propio Aristóteles y, en consecuencia, a todos los filósofos posteriores. Con el Eleático comienza lo que, en términos estrictamente específicos, es llamado verdadera Philosophia.

Su visión no es de naturaleza religiosa, como comúnmente se entiende esta palabra, porque en este último ámbito nos encontramos en la dualidad de un sujeto pasivo para con algo que está en las afueras de sí-mismo, con una marcada diferencia entre Creador y la criatura.

Parménides estableció algunos principios filosóficos de fondo:

  • El Ser como fundamento de todo lo existente.
  • El principio de identidad, el Ser es idéntico a sí mismo.
  • El principio de no contradicción, el cual Aristóteles desarrolló más tarde en el nivel lógico y gnoselógico.
  • El principio de la intemporalidad o eterno presente.
  • Una visión iniciática de orden experimental.