× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Que esta afirmación haya salido de una mujer que representa la historia y la tragedia de la humanidad del siglo XX, da mucho que pensar. Edith Stein hizo un largo camino de búsqueda de la verdad que la llevó del judaísmo al ateísmo, de la filosofía a la conversión al cristianismo y del Carmelo a la muerte en la cámara de gas de Auschwitz.

Una mujer tan profundamente intelectual como honesta, preocupada por el hombre y su dignidad, que penetró en los entresijos del ser humano abriéndose a la Verdad del Hijo del Hombre. La oración entendida y vivida como relación con Dios marca su estilo de vida, propio del verdadero seguidor de Cristo. Su visión y experiencia de la oración nos animan a vivir el gozo de sabernos hijos amados de Dios, comprometidos con su historia.