× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Una nueva meditación póstuma del gran Alan Watts, cuya obra se agiganta y va ganando millones de lectores en todo el mundo.


No vienes a este mundo, surges de él.
Eres un síntoma del estado del Universo; una parte integral del cosmos.
Todo lo que viene a ti es el regreso de todo lo que ha salido de ti.
Cuando dejas de pensar, descubres que estás en un eterno aquí y ahora.
Hay que ser muy sensible para descubrir la línea de menor resistencia, el camino o la corriente.
Quien lo logra, consigue fluir.
Cualquier visión que se tenga del mundo no es más que una manera de ver las cosas. Y existen infinitas maneras de ver.
Imagina a Dios Madre en lugar de a Dios Padre.
Y en vez de una luz resplandeciente, una obscuridad impenetrable de la cual surge todo.
OM.