× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

No estamos locos narra la historia de Alfonso, enfermo de esquizofrenia y hermano del autor —uno de nuestros más eminentes psiquiatras— y de cómo él y las personas que le rodearon vivieron la enfermedad de aquel.

El libro alterna los capítulos de la vida de Alfonso con otros más generales en los que se describen las características y los aspectos esenciales de la enfermedad.

Este texto es la expresión del sentimiento de lucha contra el estigma asociado a la esquizofrenia y la demostración de su falta de sentido.

«¡Ese tío es un esquizofrénico!» Con frecuencia oímos esta expresión refiriéndose a personas que actúan de manera violenta y, a veces, abiertamente peligrosa. Sin embargo, las personas que sufren esquizofrenia raramente se comportan de esta forma y, si llegan a hacerlo, lo más probable es que esa violencia la ejerzan contra ellos mismos.

Este mito, como el de la locura y muchos otros, conforman a menudo una visión distorsionada de esta enfermedad, perpetuando al respecto creencias oscurantistas y anticuadas. Y es que desde los años 50 del pasado siglo XX, época en la que se realizaron los grandes descubrimientos farmacológicos que hoy constituyen la base de los tratamientos para esta enfermedad, las cosas no han hecho sino mejorar.

Es cierto que la esquizofrenia es la mayoría de las veces un trastorno crónico, pero también lo es que, con el tratamiento adecuado, un gran porcentaje de los afectados pueden llevar una vida prácticamente normal.