× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La actualidad es una oportunidad de siembra que no podemos despreciar. Acechamos la actualidad. Ella nos brinda las ocasiones de pregonar precisamente aquello que no tiene tiempo, ni geografía. De alguna chistera habíamos de extraer excusas para aventar las enseñanzas que se nos otorgan. El telediario de las tres es, al fin y al cabo, un conjunto de posibilidades para susurrar principios superiores. La actualidad no deja de ser gimnasio en el que se mide la humanidad y el mundo un espacio donde desplegar una promesa.

Al fin y al cabo no cuentan ni títulos, ni honores, ni cargos que ocupamos en la tierra, cuenta nuestra fidelidad a aquella promesa, compromiso, como no podía ser de otra forma, de donarnos al mundo. “Un mundo, una promesa”, es un poco recordatorio de esa responsabilidad de cada quien con respecto a la comunidad. Mañana, al dejar la vestidura de la carne, responderemos por esa promesa íntima que nos hicimos a nosotros mismos.