× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

A todos los que cuando van entrando en edad, se preguntan: ¿Ha sido esto todo? ¿O puedo hacer algo de provecho en mi existencia en la Tierra? , a todas estas personas, pero también a los más jóvenes, Gabriele, con Mucha, Mucha Vida explica cómo se puede llegar de una mera existencia a una vida plena, que también es un beneficio para otros.

La vida, la vida más elevada, procede del interior del ser humano, de su alma, traspasa su envoltura, el cuerpo, y fluye hacia sus semejantes, a los animales y a más formas de vida de la naturaleza y también a todo lo que hay en su entorno. Con esto, la persona obtiene una unión interna de corazón.

¿Qué es esta vida, que otorga plenitud a la existencia de más de una persona y que ilumina sus días terrenales?

Esta vida es Dios, pues Dios es la vida. Es la corriente de Su luz, de Su paz, de Su amor.

Esta vida es fuerza, amor y sabiduría que proviene de la fuente eterna que fluye incesantemente en lo profundo del alma del ser humano, pues cada uno de nosotros es el hijo o la hija de Dios, y en lo más profundo del alma humana está el ser indestructible, el ser divino, que no conoce la muerte, porque fue creado por Dios, que es la Vida.