× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Ha llegado el momento de que por mandato de los grandes maestros ascendidos que dirigen, protegen y ayudan a expandir la luz en el planeta tierra, se dé al resto de continentes la sabiduría que ha sido mantenida y custodiada por el lejano oriente durante centurias.

El Principio de Mentalismo enuncia que todo es mente, que todo lo que nos rodea, todo lo que nos ocurre, lo que somos, vemos y sentimos es producto de nuestro estado mental presente o del pasado. Si pensamos que somos gordos, bajos y feos, y esto lo creemos realmente, con el tiempo empezaremos a ser eso exactamente; pero si pensamos que somos delgados, esbeltos y bellos, nuestro cuerpo, tarde o temprano, se terminará amoldando a nuestro pensamiento a nuestro nuevo estado mental. Es un psrincipio de la creación, y los principios no cambian, jamás se doblegan, por nada son invariables. Es tan básico y sencillo como se oye. Los principios universales no son necesariamente complicados. Ellos suelen reducirse a fórmulas verdaderamente sencillas. Albert Einstein lo demostró al promulgar su teoría de la Relatividad y mostrar por ejemplo la sencilla fórmula de la energía (E=mc). La mente, ese gran y poderoso instrumento del que poco todavía sabemos, va grabando como negativos de fotografías en el subconsciente todo en lo que ponemos atención, como si de una cinta de video se tratara. Si sólo pensamos en enfermedades, guerras y defectos, le damos vueltas a todo eso en nuestra cabeza, le aplicamos sentimientos y las volvemos a pensar, no faltará mucho para que nuestro subconsciente se vea obligado a reflejar eso mismo en nuestro mundo externo y asuntos. Si por el contrario pensamos en cosas agradables y en el bien para nosotros y los demás, no tardará en manifestarse en nuestro mundo por igual.

Cómo aplicarlo en nuestra vida diaria

La forma de aplicar este maravilloso Principio es que cuando veamos algo negativo en nosotros o en otra persona en una situación, inmediatamente afirmemos mentalmente o audiblemente (como prefiramos) la verdad oculta de esa situación, o sea, el Bien, la razón oculta detrás de cada situación aparentemente inarmoniosa es el Bien. La salud, la vida, la felicidad, la provisión, el amor, si se afirma de verdad detrás de cada una de las situaciones de este tipo no tardaremos en ver resultados sorprendentes. Pero se debe hacer esto con la plena convicción de lo que dices: una convicción basada en el estudio y la práctica diaria, y no en la fe ciega. Entonces, bastará con hacer esto y no volver a pensar más en lo negativo para que la situación cambie a como la hemos decretado. No se trata de negar la realidad que vemos en el exterior sino de cambiarla si no nos gusta. El ser humano tiene libre albedrío para escoger lo que quiera: puede escoger lo negativo o lo positivo según prefiera. Lo negativo lo llevará hacia el aislamiento y la depresión, pero lo positivo lo elevará por encima de las dificultades y lo sacará de éstas proporcionándole una mayor felicidad.

Conny Méndez decía que esto no se creyera a ciegas, que no era cuestión de Fe, sino que lo comprobara cada quien por si mismo en el laboratorio de su propia vida ya que esta enseñanza era eminentemente práctica. Si no fuera así, de nada serviría estudiarlo, ya que de que le sirve a un hambriento que se le muestre una mesa de manjares si no los va a comer por si mismo. Conny también decía: “La Metafísica es una filosofía práctica para la vida diaria”. Aprovechemos, pues, esta nueva enseñanza para aplicarla a nuestra propia vida, para ser seres humanos cada vez mas libres, felices y saludables.