× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

La felicidad está íntimamente ligada a cómo nos sentimos dentro de nuestra piel.

Cuando amamos y respetamos nuestro cuerpo, tengamos el peso o el aspecto que tengamos, todo nos resulta más sencillo y nos sentimos con más fuerza para luchar por lo que queremos.

Rebecca Scritchfield nos muestra que el hermoso camino que nos conduce hacia el bienestar físico y mental comienza con la aceptación de nuestra realidad más inmediata: nuestro propio cuerpo.

Con una claridad y sinceridad poco frecuente, revela las barreras que nos impiden querernos tal y como somos, y nos enseña que mimarnos también significa tomar las mejores decisiones para nosotros mismos y los que nos rodean en todos los aspectos de nuestra vida: 

  • En el cuidado físico (alimentación, ejercicio y descanso).
  • En la aceptación de nuestras emociones.
  • En la elección de las personas que nos rodean.
  • En cómo hacer frente a la charla interna negativa.
  • En la integridad de vivir de acuerdo a nuestros principios.

La frescura y belleza de estas páginas son una fuente de inspiración para todo aquel que desee dejar atrás la culpa y la vergüenza, y construirse así una vida más plena partiendo del amor y el respeto hacia sí mismo.

Imagina un gráfico con dos líneas, una marca la felicidad y la otra cómo te sientes respecto a tu cuerpo.

Si eres como la mayoría de millones de personas, estas líneas nunca se cruzan. Pero… ¿Y si lo hicieran?

Este libro práctico, inspirador y visualmente fresco nos enseña a tener una vida más saludable y feliz tratándonos a nosotras mismas con amor y compasión en lugar de hacerlo con vergüenza.

Mimar nuestro cuerpo es:

  • Cuidar las decisiones que tomamos sobre la comida, el ejercicio, el sueño, etc.
  • Hacernos amigas de nuestras emociones y acallar la crítica interna.
  • Fijarnos objetivos acordes a nuestros principios.
  • Rodearnos de personas amorosas que nos ayuden a tener una vida plena.