× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Desde que está dentro del útero, el bebé alterna los periodos de sueño y actividad, y esta alternancia se mantiene al nacer. El “problema” es que sus ciclos de sueño y vigilia no siempre coinciden con los de sus padres, de ahí que sea labor de éstos “entrenarle” en la adquisición del hábito de dormir. Así expresado suena fácil, sencillo y hasta comprensible, pero en la práctica, y tras una semana de cabezaditas alternativas, ojeras tridimensionales y nervios a flor de piel, son muchos los padres que se preguntan: ¿qué puedo hacer para que este niño duerma… y me deje dormir?